Por Diego Aspillaga
13 enero, 2020

La doctora Elaine Ong viajó a las zonas más afectadas por los incendios en Australia para ayudar a los animales, pero cuando llegó se dio cuenta de la cruda realidad. Tuvo que terminar con el sufrimiento de cientos de animales y ahora no puede dormir.

Los animales de Australia necesitaban toda la ayuda posible. Los incendios forestales que desde septiembre afectan al país han cobrado la vida de decenas de personas y han quemado millones de hectáreas.

Pero los más afectados por el implacable avance del fuego son los animales.

Vets for Compassion

Expertos estimas que se han perdido más de mil millones de vidas animales en los últimos meses. Y entre los especímenes más afectados están los koalas y los canguros, emblemas dañados de un país que esta pasando por uno de los peores desastres naturales de su historia.

Los animales de Australia gritaban desesperados por ayuda y la doctora veterinaria Elaine Ong, junto a su marido Chris Barton, decidieron acudir al llamado.

Vets for Compassion

Ambos trabajan en la organización de rescate sin fines de lucro Vets for Compassion, la que se especializa en ir en ayuda de animales salvajes en condiciones precarias que necesitaban atención médica. Ahora era el momento de utilizar su más de 40 años de experiencia como veterinaria para y ayudar a los animales de Australia a superar este infierno.

Pero ni las fotos que vio antes de viajar ni su vasta experiencia como veterinaria la ayudarían a soportar lo que venía.

Vets for Compassion

Las autoridades australianas enviaron a los dos voluntarios al parque de golf de la ciudad de Mallacoota. Ahí, cientos de canguros se habían congregado luego de escapar de las llamas de los incendios que los acechaban. El campo de golf, con sus largas áreas verdes y riego automático, era el único lugar seguro.

Cuando llegaron, los veterinarios respiraron aliviados al ver una buena población de canguros en buen estado de salud. Pero ese leve optimismo se desvaneció rápidamente al acercarse a los animalitos.

Vets for Compassion

De los miles de ejemplares, cientos estaban en muy mal estado. Las llamas los habían alcanzado, tenían las patas y los brazos quemados, no se podían mover y algunos apenas podían respirar.

Por donde miraran, los doctores identificaban animales que simplemente no iban a sobrevivir y que habían llegado al campo de golf a morir. Era su responsabilidad terminar con ese sufrimiento, y su corazón le dolía por eso.

Vets for Compassion

Con lágrimas en los ojos, y con un permiso del estado de Australia, ambos doctores cogieron sus rifles y sacrificaron a todas las criaturas que agonizaban frente a ellos. 1, 10, 50, 100; los números no paraban de subir, así como su dolor.

Ellos habían viajado para ayudar a estos animales a salir adelante y ahora les estaban disparando para terminar con su sufrimiento. Ellos sabían que estaban haciendo lo correcto, pero no lo hacía menos terrible. No se habían hecho veterinarios para esto.

«Tengo pesadillas. He sido veterinario durante 40 años, y todavía no me acostumbro. La matanza al por mayor es horrible. Todavía me trae lágrimas a los ojos», dijo la doctora Ong a 7News.

Vets for Compassion

«Los animales sufren igual que los humanos. La comunidad nos ha estado diciendo que han sufrido mucho trauma y están más traumatizados al ver sufrir a los animales », agregó.

Pero no fue todo terrible. Ese día muchas vidas animales se perdieron, pero muchas se salvaron. La pareja de veterinarios alcanzó a tratar a varios canguros en el lugar y traslado a muchos otros al campamento que transformaron en una clínica improvisada.

Además de tratar a los canguros, Elaine y su marido pusieron comida en los arboles para los koalas y pusieron contenedores con agua en puntos estratégicos para poder capturarlos  cuando estuvieran sedientos y poder brindarles atención.

Vets for Compassion

Ninguno de los dos podrá olvidar lo que vieron es día pero su conciencia está tranquila: terminaron con el sufrimiento de animales que ya no podían ser salvados y lograron rescatar a los que aún tenían oportunidades. Eso era mejor que nada.

Si deseas ayudar a combatir el fuego en Australia o salvar animales afectados por las llamas, puedes donar a las siguientes organizaciones:

Hospital de #koalas en Port Macquarie

Hospital de la #fauna #silvestre de Currubin

CFS #volunteer #firefighters

Australian #Koala Foundation

Australia nos necesita.

Puede interesarte