Por Cristofer García
11 noviembre, 2020

“Si hay un animal necesitado, haré todo lo que pueda”, dice la especialista en rehabilitación animal, Ariel Córdova-Rojas. No dudó en rescatar a este cisne.

Ariel Córdova-Rojas es una mujer que cuando ve a un animal en peligro no puede seguir de largo y olvidar la situación, al contrario, debe involucrarse de inmediato para hacer lo que esté a su alcance para salvarlo. Es lo que hizo cuando vio a un cisne enfermo, lo cual le costó un viaje frenético de más de 37 kilómetros a pie.

Como lo reseñó The New York Times, Ariel tenía pensado pasar su tarde cumpleaños número 30 en el refugio de vida silvestre Jamaica Bay en Queens, Nueva York. Pero no fue así, cuando se topó con esta ave que sobresalía del resto de animales.

Josh Spector

Se trata de una hembra, ejemplar de cisne mudo, que parecía estar enferma. Se encontraba sentada en el pasto, sola, a la orilla del agua. Ahí cambiaron todos sus planes del día y puso manos a la obra.

“Si hay un animal necesitado, haré todo lo que pueda”, comentó. Ahí, pensó en cómo llegar hasta el Upper West Side de Manhattan, el centro de rehabilitación animal indicado para este tipo de casos.

Ariel Córdova-Rojas

Y es que, Ariel, quien estuvo 5 años como administradora de cuidado de animales en el centro de rehabilitación Wild Bird Fund, sabe bien cómo detectar a un ave cuando se encuentra en malas condiciones. Ella pasó varios años rescatando gansos en Central Park, halcones de cola roja en Brooklyn y demás animales.

Confirmó sus sospechas cuando se acercó al ave, caracterizada por ser muy territorial y agresiva en esos casos, y esta no actuó, sino que solo intentaba alejarse nadando con dificultad. Se acercó, la envolvió en su chaqueta y se la llevó.

Josh Spector

“Bueno, llevo un cisne. No tengo ni idea de qué hacer. Supongo que solo voy a caminar”, decía en su mente, mientras regresaba a pie hasta su bicicleta. Y no era algo normal ver a alguien andar por ahí con un cisne.

“¿Es esta en realidad su mascota y la está paseando por aquí?”, pensó Josh Spector, quien también estaba en el refugio. Podían ignorar la situación, creyendo que “sería otra locura de Nueva York,” pero decidió detenerse. Así que se acercó a conversar con ella y le tomó un par de fotos, pero no podía hacer mucho al también andar en bicicleta.

Ariel Córdova-Rojas

Intentó pedir ayuda de distintos refugios, pero ninguno podía. Solamente una pareja de esposos la llevaron a ella y al cisne hasta la estación de metro de Howard Beach. Así, viajó con su bicicleta y sentó al cisne en uno de los asientos, aún dentro del abrigo.

“Mientras tanto, hay algunas personas en el tren y nadie parece estar desconcertado. (Había un hombre) sentado frente a mí y solo estaba hablando por teléfono. Ni siquiera sé si se dio cuenta de que había un cisne frente a él”, comentó.

Ariel Córdova-Rojas

Logró reunirse con Tristan Higginbotham, un administrador de cuidado de animales del Wild Bird Fund, en una estación. Luego, de ahí viajaron en auto hasta Wild Bird Fund. Ya en el centro de rehabilitación, determinaron que el animal estaba muy delgado y presentaba síntomas de envenenamiento por plomo, lo que suele ocurrir cuando ingieren distintas cosas que se encuentran.

Josh Spector

“Esa fue la culminación perfecta de mis 20. Fue el regalo de cumpleaños perfecto para estar en la naturaleza y poder salvar una vida”, dijo.

Puede interesarte