Por Gillian Armstrong
18 febrero, 2021

“Cada vez que alguien entraba, él miraba como si estuviera buscándolos. Es como si supiera que había sido abandonado”, contaron sus cuidadores.

Perros abandonados, perros vagos y sin hogar hay en todas partes de la ciudad. Estas criaturas deambulan por las calles sin nadie que lo proteja ni los alimente, arreglándoselas solos para obtener comida y un lugar donde dormir. Esta realidad es más común de lo que pensamos y es peor si se trata de perros que alguna vez sí tuvieron una familia y pensaron que serían amados y acogidos por toda su vida.

Es el caso de este pitbull que cayó en un refugio de California, donde su antigua familia lo abandonó ya que debían mudarse de ciudad. En el video la persona que lo recibió intentaba llegar aun trato con él, pero este triste can sólo les responde con unos cuantos sollozos y una pequeñas lágrimas que caían de sus brillantes ojos. 

Jennifer McKay

El fotógrafo mostró en la foto una lágrima cayendo de los ojos del perro.

Jennifer McKay

Al animalito lo llamaron Blue King, que vivía feliz con una familia en California. Cuando ellos tuvieron que mudarse decidieron no llevar a Blue king con ellos, por lo que fueron a dejarlo en un refugio de Carson en 2017. 

Cuando los perros permanecen allí por mucho tiempo, aumentan la posibilidades de que se les aplique la eutanasia. Afortunadamente los voluntarios del lugar vieron la tristeza en este animal y decidieron ayudarlo.

Hicieron un video de él con lágrimas cayendo de sus ojos por la tristeza y lo subieron a las redes para que fuera adoptado. 

Hasta que alguien lo hizo. Después de haber visto el video, McKay viajó al refugio a conocer a su nueva mascota. 

“Se veía muy triste y deprimido”.

“Ni si quiera podía mirarme. Todos los otros perros hacían contacto visual y movían sus colas, pero él no se pudo levantar. No me pudo mirar. Estaba muy triste”. 

McKay piensa que el perro aún estaba esperando a que sus antiguos dueños volvieran por él.

“Cada vez que alguien entraba, él miraba como si estuviera buscándolos. Es como si supiera que había sido abandonado”.

Jennifer McKay

Antes de llevárselo, primero tuvo que esperar a que le hicieran unas cuantas pruebas y cuando la chica volvió le trajo un hueso y una cama para mascota.

Jennifer McKay

“Le di un poco de atención. Él no me habría dejado acariciarlo ni nada. Pero de seguro le gustó su cama”.

Cuando McKay fue por tercera vez, Blue por fin se levantó.

“¡Fue directamente donde mí!”

Jennifer McKay

Tomó una semana para el refugio hacer las pruebas de temperamento. Apenas terminó McKay tomó a Blue y se lo llevó directamente a su hogar. 

Jennifer McKay

“Él me engañó. Pensé que tendría una fría y tranquila mascota, pero apenas abrieron la puerta del canil él se puso muy emocionado. Y le encantó andar en el auto. Sólo quería sacar su cabeza por la ventana”. 

Cuando llegó a casa, la mujer lo sacó a pasear y le dio un buen baño. Después se quedó dormido en el sillón del living.

Jennifer McKay

“Se veía como si estuviera en casa. Encontró su lugar en ese sillón”.

Jennifer McKay

A Blue le encanta restregarse, acurrucarse y mirarse al espejo.

“Está obsesionado con mirarse en el espejo. Tenemos una vanidad muy inferior a la que él tiene. Sólo se sienta allí y sonríe mientras mueve su cola”. 

Jennifer McKay

El can tenía mucho que aprender, como a pasear con la correa puesta. Pero McKay asegura que ese perrito siempre estará muy bien a su lado. 

Jennifer McKay

“Él se ve muy feliz. Regresé ayer del trabajo y corrió directo hacia mí. Es un buen perro. Estoy muy emocionada de que sea parte de la familia”. 

Jennifer McKay

Blue tuvo mucha suerte en encontrar un hogar para siempre, sin embargo el Refugio Carson y todos los demás, tienen un constante flujo de animales que necesitan ser adoptados y formar parte de una feliz familia. 

Puede interesarte