Por Andrea Araya Moya
19 junio, 2017

Apenas podía moverse… 🙁

La cantidad de animales abandonados es aterradora. Tanto que es normal encontrarse en la calle con algún perro o gato tratando de luchar por su vida o escapando del maltrato que le dan los humanos. Afortunadamente existen ciertas personas que se dedican a rescatar a estos animales para darles una nueva oportunidad de ser felices. Así sucedió con un tierno gato llamado Klaus.

Austin Animal Center

Klaus estaba tratando de escapar luego de haber sido capturado por una trampa diseñada para atrapar mapaches. Estaba cubierto de suciedad, grasa y en un estado muy débil. De inmediato fue llevado al refugio Austin Animal Center, donde los veterinarios creyeron que el pequeño no tenía más de un año de edad y se dispusieron a curarlo y alimentarlo.

«Cuando llegó estaba asustado y se resistía, pero ahora se deja querer. Adora ser acariciado por todos, aunque aún es un poco tímido»

-Hannah Peterson, a The Dodo

Austin Animal Center

Por otro lado, se descubrió que Klaus era débil porque padecía de anemia severa. Y, lo que es más sorprendente aún: no era un gato joven, en realidad tenía más de 9 años, y no uno, como los veterinarios creyeron en un principio.

¡Un gato con alma y cuerpo de joven!

Austin Animal Center

Klaus fue llevado a un refugio temporal para buscarle un hogar definitivo y, al mismo tiempo, pueda recuperar sus fuerzas y la confianza en la humanidad.

Nadie sabe qué pasó realmente con Klaus antes de que lo encontraran, pero al menos ahora está siendo cuidado y se le está dando todo el cariño y la energía que necesita para encontrar una vida mejor.

Puede interesarte