Por Romina Bevilacqua
29 enero, 2016

Estaban en el lugar correcto, en el momento correcto.

Esta es la historia de un cerdito con bastante suerte. La familia Smith había decidido pasar la tormenta de nieve que azota a varios estados de EE.UU en un centro de esquí y terminaron experimentando algo más que una buena racha sobre los esquíes. Ya se hacía tarde y la familia Smith probablemente se preparaba para regresar al refugio y resguardarse del frío, cuando vieron una pequeña mancha de color rosa en la nieve a un costado de la autopista. Se acercaron a mirar de qué se trataba esa mancha que parecía moverse, y allí enterrado en la nieve vieron a un pequeño cerdito medio congelado.

Captura-de-pantalla-2016-01-26-a-las-13.01.45
Perry Smith

Incapaces de dejarlo allí a su suerte, lo tomaron en brazos, lo envolvieron en una camiseta y lo llevaron consigo a la habitación, a escondidas por supuesto.

12565487_549554268537476_5709069887629060155_n
Perry Smith

Si ellos no lo hubiesen quitado de allí, probablemente habrían sido los últimos en verlo con vida, ya que detrás de la familia se acercaba una máquina removedora de nieve que probablemente lo habría dejado completamente cubierto.

«Habría muerto. Quizás habría durado 30 minutos más o una hora»

Elisabeth Smith

Pero ¿cómo llegó ese cerdito allí? Probablemente cayó –o saltó– de algún camión que lo transportaba a él y otros de su especie. Ahora continuemos con la historia…

Una vez que ya habían llegado a la habitación trataron de hacer que el pequeño recobrara su calor corporal.

Captura-de-pantalla-2016-01-26-a-las-13.01.25
Perry Smith

Lo dejaron en la bañera y mantuvieron abrigado, luego le dieron bananas molidas para que recuperara energías. Cuando lo vieron saltando en la habitación, supieron que sobreviviría.

«Wee Wee (así llamaron al cerdo) está mejorando, está cenando bananas. Tratamos de darle manzanas, maíz y judías verdes pero no tuvimos éxito»

Elisabeth Smith

Wee Wee is thriving, he’s having a dinner of bananas. We are introducing apples, corn and green beans with no success. The animal sanctuary warned us that pigs are very picky eaters! Who knew? We have back up bananas so no worries. We are looking forward to getting him proper care at Poplar Spring Animal Sanctuary.

Posted by Elisabeth Roukis Smith on sábado, 23 de enero de 2016

Pero por mucho que les gustaría quedarse con el cerdito, saben que estará mejor con personas que sepan exactamente qué es lo que necesita.

12540768_10207409277762419_4841347048437976299_n
Perry Smith

Así que la familia ya contactó a un centro de rescate de animales, el Poplar Spring Animal Sanctuary, cuyo director Terry Cumming, les dijo que estarían encantados de recibir a Wee Wee. Mientras tanto los Smith llevaron a Wee Wee a su casa y el cerdito irá a su nuevo hogar tan pronto como cese la tormenta y puedan ir a dejarlo al refugio. Pero ya queda claro que todos se han encariñado bastante con el porcino.

Captura-de-pantalla-2016-01-26-a-las-13.13.44
Sara Kenigsberg

Puede interesarte