Por Luis Lizama
10 octubre, 2019

«Empecé a enloquecer pensando que Lenny nunca más volverá a olfatear su orina en los paseos», comentó la joven.

Quienes tenemos la fortuna de tener una mascota, sabemos el temor que nos produce que algo pueda pasarle. Una sensación de frío paralizante y miedo, mientras nuestra cabeza piensa lo peor. Son sólo algunos segundos, pero terribles. Eso le ocurrió a una chica de Coventry (Reino Unido), cuando vio algo que le pareció raro.

Estaba jugando con el bulldog de su madre, cuando encontró un extraño objeto en la alfombra. Era una nariz, pensó lo peor. Lenny había perdido su nariz y todo sería terrible. Afortunadamente no era más que un juguete, el perro estaba intacto. 

A través de su cuenta de Facebook relató la historia: 

So I’m sitting there playing with Lenny as you do..until something on the floor caught my attention. I had no idea what…

Posted by Jade Murray on Tuesday, October 8, 2019

Jade Murray cuidaba de Lenny, un adorable y juguetón perrito de raza bulldog que pertenece a su madre.

Estaban jugando cómodamente en su hogar, pero cuando Jade se paró y miró hacia la alfombra, se encontró con una nariz de perro. Todos los miedos la invadieron. 

Facebook Jade Murray

Con el corazón en la mano, la pobre Jade se imaginó todo tipo de cosas.

’Empecé a enloquecer pensando que Lenny nunca más volverá a olfatear su orina en los paseos y sé que le encanta hacerlo. Estaba pensando que debía sentir dolor. También estaba pensando cómo demonios voy a decirle a mi madre que mientras estaba en mi cuidado, la nariz del perro ha logrado caerse’’.

Comentó Jade a Mirror.

Facebook Jade Murray

La cara del pobre Lenny lo decía todo. Sabía que ella estaba preocupada por algo, pero no entendía nada.

Sacó fuerzas de la flaqueza y volvió a su cuarto para ver a Lenny, pero cuando vio que estaba en perfecto estado y que su nariz estaba bien puesta, pudo recobrar el aliento.

¡Tremendo alivio!

Facebook Jade Murray

Jade se alivió tanto que hasta le provocó risas, Lenny había destrozado la nariz de un peluche, pero la suya estaba perfecta.

Facebook Jade Murray

‘’La nariz de Lenny está en pleno funcionamiento y completamente adherida a su cara, donde debería estar’’.

Resaltó aliviadamente Jade a Mirror.

Historia con final feliz (y gracioso), pues todos tenemos un mini infarto cuando vemos que nuestras mascotas están en peligro. Jade comentó que, tras el terrible susto que pasó, necesitaría «diez cervezas» para relajarse.

Puede interesarte