Por Yael Mandler
15 octubre, 2015

Una verdad desgarradora que te abrirá los ojos

Pasar unos meses recorriendo el sudeste asiático es una aventura que está en las agendas de muchos turistas del mundo. Las bellezas naturales de esta parte del mundo prometen dejar sin aliento hasta a los más difíciles de impresionar. Es raro conocer estos lugares sin pensar, por lo menos por un par de horas, en quedarse para siempre y olvidar el resto.

Los animales exóticos de esta zona del mundo son también un imperdible en estos viajes. Es una experiencia única ver cómo conviven con la naturaleza las distintas especies, por lo tanto muchos están dispuestos a pagar por verlos por unos minutos.

980x-4
Jasmine Monrouxe

Pero la hermosa realidad que se ve en la vida salvaje de estos animales, es muy distinta a la que los denominados «parques naturales» te invitan a ver por una módica suma.

980x-1
Jasmine Monrouxe

La fotógrafa y animalista del Reino Unido y radicada en Nueva Zelanda, Jasmine Monrouxe, retrató algo de la desgarradora realidad que viven los animales de un parque natural del sudeste asiático. Específicamente retrató a un mono del lugar, que era mantenido en un espacio muy reducido y con una cadena al cuello. Lo más natural a lo que podía aspirar era un pedazo de tronco cortado donde podía sentarse y que, a la vez, era lo que le prohibía moverse por un poco más de un metro a la redonda. Además tenía un ojo dañado. 

980x-2
Jasmine Monrouxe

«Lo que presencié ahí rompió mi corazón y es la razón por la que comencé con mi viaje para hablar en contra del abuso animal», comentó Jasmine. Ella había podido ver a estos animales en su verdadero ambiente natural antes de visitar este lugar, por eso la escena le impactó. No sólo por las terribles condiciones en que se encontraba, sino que también por la actitud de estrés que mantenía el animal», cuenta ella.

«Todos los animales salvajes habían sido amistosos, bulliciosos y cómodos con la interacción humana. Me dejaban acercarme con mi cámara. Pero este mono apenas me dejó acercarme sin chillar y actuar histérico. Mi experiencia en este lugar duró apenas 30 minutos, pero me impactó en lo más profundo y es algo que nunca voy a olvidar. Nunca había visto una mirada tan miserable en animales y cuando me fui, me sentí totalmente impotente e inútil», aseguró. Por eso se decidió a mostrar las fotografías, con la finalidad de llamar la atención de las personas para que los turistas dejen de ir a estos lugares.    

980x-3
Jasmine Monrouxe

Ver a los monos es algo que se debe hacer durante una visita al sudeste asiático, pero para esto vale la pena investigar en qué lugares se los puede ver interactuando en su hábitat natural.

De esta forma, también se estará contribuyendo a terminar con los abusos que sufren estas hermosas especies.

980x-5
Jasmine Monrouxe

Tú lo disfrutarás  y ellos te lo agradecerán.

Puede interesarte