Por Antonio Rosselot
18 febrero, 2021

Gracias a la historia de una tuitera local, la comunidad de vecinos del sureste de Texas se unió para rescatar a estas tortugas, que corren peligro de muerte por culpa de las heladas que han afectado al estado. Ha habido tantos rescates, que ya no saben dónde dejar a los reptiles.

Probablemente todos estemos de acuerdo con que el mundo está realmente patas para arriba, desde que comenzó toda esta pesadilla del coronavirus.

Ahora, resulta que el invierno duro del hemisferio norte está pegando en los estados más australes de EE.UU, como Florida o Texas, los que generalmente mantienen un clima parejo a lo largo del año. En este último estado ha habido grandes heladas en los últimos días, las que han puesto en riesgo a la vida salvaje del lugar.

iStock

Los animales más afectados por este fenómeno han sido las tortugas, que por su condición de reptil, les resulta imposible regular su temperatura cuando las aguas donde nadan están muy frías. De hecho, pueden terminar paralizadas y hasta en estado de coma.

Por suerte, un grupo de voluntarios hizo eco de este drama y ha dedicado su tiempo a rescatar a la mayor cantidad de tortugas posibles para llevarlas a un lugar cálido y seguro. Lara Hand, una usuario de Twitter, comentó que su madre ha dedicado gran parte de sus jornadas a este tipo de rescates.

“Mi mamá está jubilada y pasa sus inviernos como voluntaria en un centro de rescate de tortugas en el sur de Texas. La ola de frío está paralizando a las tortugas locales y están haciendo un montón de rescates. Ella me mandó esta foto hoy, de la parte trasera de su Subaru. Literalmente hay tortugas en todos lados”.

—Lara Hand (@lara_hand) en Twitter

TW: @lara_hand

El tuit de Lara desencadenó una serie de ayudas por parte de la comunidad local a la fundación Sea Turtle, Inc., que se encarga de asegurar el bienestar de las tortugas de la Isla del Padre, ubicada al sureste del estado. De acuerdo a lo informado en las redes de Sea Turtle, se han salvado más de 1.700 ejemplares hasta el minuto.

La misma usuario comentó que gracias al trabajo de todos los voluntarios, el recinto del centro de rescate quedó absolutamente lleno de tortugas, por lo que tuvieron que abrir el centro de convenciones local para dejar al resto. Además, comentó que hace unos días se rescató a a una tortuga de más de 100 años de edad y de casi 160 kilos de peso.

¡Una noble labor para proteger a la especie!

Puede interesarte