Por Romina Bevilacqua
2 abril, 2015

¡Una gran noticia para la vida en el fondo del mar!

Las aguas alrededor de las islas Pitcairn en el océano Pacífico serán la sede de una nueva reserva marina, y la mayor en el mundo con 834,334 km2 de extensión continua. Las cuatro remotas islas conforman un archipiélago ubicado en la Polinesia de Oceanía pero son territorio de Gran Bretaña y sus aguas son el hogar de al menos 1.249 especies de peces, aves marinas, y mamíferos marinos. En 2013 el fondo Pew y  National Geographic se unieron al consejo de las islas Pitcairn para presentar una propuesta para la creación de un área protegida con la esperanza de resguardar el área de los efectos de la pesca ilegal y otras amenazas.

07GOLPITEyes_on_sea_war_room0

Sólo una de las islas, Pitcairn, está habitada. En 1789 ocurrió un famoso motín a bordo del barco HMS Bounty y los cerca de 50 residentes que habitan hoy la isla son descendientes de la tripulación amotinada y sus parejas tahitianas. “Las personas conocen Pitcairn por el motín en el Bounty, pero su verdadero botín es la rica vida marina que hay bajo el agua“, dice Enric Sala, explorador de National Geographic. Sala fue quien lideró una expedición al lugar en 2012 y ayudó a crear el caso científico para que se designara un área marina protegida.

corals01-lobe-coral_17847_600x450

Las aguas de Pitcairn contienen algunos de los corales más prístinos que quedan en el planeta“, continúa Sala. “También contienen montes marinos intactos y hábitats de aguas profundas que no han sido alterados por la pesca de arrastre y que albergan a muchas especies que aún no han sido descubiertas por la ciencia“. Dentro de las especies emblemáticas en el sector se encuentran los Chaetodontidae o peces mariposa y los cándiles (squirrelfish en inglés), que no se encuentran en ninguna otra parte del mundo y el arrecife a mayor profundidad en el mundo –a 64 km–.

Puede interesarte