Por Lucas Rodríguez
20 noviembre, 2020

La heroica Matilda corrió hacia las llamas, sufriendo quemaduras en todo su cuerpo y desmayándose por el humo. Los rescatistas lograron sacarla y darle ayuda, notando que su generosidad le pudo haber costado la vida.

En nuestra relación con las mascotas, muchas veces nos preguntamos si acaso nuestros perros o gatos son capaces de comprender el cariño que les tenemos, así como todo lo que estamos dispuestos a hacer por ellos. La verdad es que es más difícil conseguir este agradecimiento de los gatos que de los perros, especialmente con la cantidad de historias que existen aquí y allá de cachorros heroicos, que no solo retribuyeron el cariño que reciben de sus dueños, sino que fueron más allá, destacándose tanto como los más valientes de las personas. 

La historia de Matilda, una cachorro preñada que vive en San Petersburgo, Rusia, capturó la atención de los medios con su casi trágica historia. Todo estuvo a punto de salir muy mal en la vida de esta cachorra, teniendo en cuenta el nivel de riesgos a los que se expuso.

VK.com

Matilda saltó a las noticias luego de su rol fundamental en el trágico incendio de un centro clínica ruso. Antes de que los bomberos y las autoridades correspondientes consiguieran llegar, nadie pudo notar que cuatro de las personas que se atendían seguían dentro. Las llamas llegaban al cielo y el monóxido de carbono comenzaba a permear el ambiente. Ninguna de las personas que veían el suceso se atrevieron a actuar. 

Cayó sobre los hombros de Matilda el tomar cartas en el asunto. La valiente perrita se lanzó dentro del hospital, alertando a quienes seguían dentro de que tenían que salir. Las autoridades llegaron pronto, prestándoles ayuda y guiándolos hacia la seguridad.

VK.com

Así mismo encontraron a la pequeña Matilda dentro del infierno. Había sufrido graves quemaduras y la ingesta de monóxido de carbono la había hecho desmayarse. Su valor había sido inconmensurable, pero todo indicaba que le habría costado la vida. 

VK.com

Los rescatistas sacaron a la perrita y le dieron rápida ayuda. Poco después notaron que a pesar de sus heridas, seguía respirando. Envolviéndola con gasas y curando sus heridas, le devolvieron la salud. Al poco rato Matilda ya estaba de pie, lista para repetir sus valiosas acciones si es que así fuera necesario:

“El cuello, abdomen y rostro de Matilda recibieron quemaduras muy intensas. También fue atendida por un veterinario experto en fertilidad.”

Refugio de perros Vasilek, San Petersburgo, en un comunicado público–

VK.com

Gracias a su arriesgada decisión, los cuatro pacientes pudieron escapar con solo heridas leves. Todos ellos recordarán para siempre la historia de esta valiente cachorra. De seguro que será una anécdota de vida que le contarán a sus nietos. 

Puede interesarte