Por Valentina Miranda
26 noviembre, 2021

Martha nació con enanismo y sus patas chuecas, y pese al oscuro pronóstico salió adelante. Es una pequeña traviesa que se divierte en el santuario R&R RANCH, que acoge a caballos como ella.

Ante un mal pronóstico, muchas personas suelen percibirlo como algo negativo inmediatamente. Es entendible, pero hay otro porcentaje que prefiere intentar revertirlo antes que desistir.

Martha es una yegua que padece enanismo y su esperanza de vida era muy corta, le diagnosticaron que solo viviría de 6 a 12 meses, pero su dueña Stacey Rolfe no quiso dejarla sola en aquella circunstancias, así que la cuidó con mucho amor y la sometió a tratamiento para enderezar sus piernas que estaban chuecas.

Hoy Martha es una pequeña traviesa muy juguetona y alegre, está cerca de cumplir tres años de vida y aquel pronóstico ya es historia. “No queríamos ser egoístas, pero tampoco queríamos acortar una vida que podría salvarse”, comentó Stacey a Daily Paws.

R&RRANCH

Juntas vencieron a la adversidad más fuerte con la atención necesaria. Martha vive en el santuario R&R Ranch, del que Stacey es propietaria, ubicado en Missouri (Estados Unidos) que acoge a caballos en miniatura como ella. Actualmente hay 24 de estos animales en total en el refugio.

“Martha es verdaderamente un faro de esperanza e inspiración para otros en todo el mundo”, dijo Stacey a Daily Paws.

A través del Instagram @randrranchminis, se han compartido imágenes de la pequeña protagonista de esta historia, y muchas personas se han encariñado con ella y enviado su apoyo a lo largo de este camino. “Martha ha avanzado mucho desde entonces, y todo gracias a ustedes”, comentó alguien en un video.

R&RRANCH

“De repente, Martha tenía animadoras por todas partes. Comenzó a retribuir a la gente de inmediato al ser ella misma. De hecho, nuestros fanáticos acuñaron la frase ‘Vive como Martha’. Y creo que todos podríamos aprender una lección de eso”, dijo Stacey al mismo sitio.

Y tiene razón en la última parte, porque ella misma especifica que Martha simplemente disfrutó cada día sin saber nada de su diagnóstico. Decidió ser feliz en el santuario con los demás caballitos y hacer amigos. Demostró que nada puede frenar a alguien si se toman las riendas para hacerle frente a los obstáculos.

R&RRANCH

Todo un ejemplo para admirar.

Puede interesarte