Por Andrea Araya Moya
31 julio, 2019

Claramente es algo que no debes repetir.

Es sabido que nadar en un lugar lleno de tiburones es realmente peligroso. Más si te mueves histéricamente y, peor aún, si estás sangrando. O al menos así lo pintan las películas.

El ex ingeniero de la NASA, Mark Rober, decidió averiguar si los tiburones realmente pueden oler la sangre en el agua. Sí, una idea absurda si piensas que puso en riesgo su vida. Pero al ver los resultados quizá es algo que necesitábamos saber. 

La idea surgió a raíz del «Shark Week», un evento anual de Discovery Channel en el que dedican todo a los tiburones. Y Mark no quiso quedarse atrás y ofreció un programa especial para Discovery Go, pues no por nada tiene un canal de youtube con millones de visitas.

Mark Rober

Mark captó todo en un video que ya supera los 20 millones de visitas. Porque, sí, muchos quieren saber si es verdad todo eso que muestran en las películas (pero nadie quiere arriesgarse).

Para llevar su investigación a la práctica, Rober bombeó diferentes líquidos. Agua de mar, aceite de pescado, orina y sangre de vaca.

Mark Rober

Al principio ninguno de los líquidos llamó la atención. Excepto la sangre de vaca, pues los tiburones 20 minutos después comenzaron a notar la sangre y, posteriormente, a los 45 minutos comenzaron a acercarse, pero luego notaron que la sangre sólo los llevaba a una tabla de surf. Y se alejaron.

Pero Rober decidió llevar el experimento más allá y reclutó a otras personas para que donaran su sangre y así averiguar si los tiburones realmente prefieren la sangre humana. 

Para ello se usó una tabla de surf que bombeaba agua de mar y otra que bombeaba la sangre humana rápidamente. Tras una hora ningún tiburón parecía interesado.

«Esto no es en absoluto un experimento perfecto, pero creo que es seguro decir cualitativamente que si ningún tiburón viene a ver 15 gotas de sangre humana por minuto en medio de aguas infestadas de tiburones, probablemente estarás de acuerdo con que algo falla»

-Mark Rober en Discovery Go

Pero Rober no es la única persona que intenta experimentar con tiburones y sangre. Los famosos «Mythbusters» también realizaron una prueba y liberaron sangre de pescado, y descubrieron que los tiburones se sintieron atraídos por ella.

Mark Rober

Y cuando se pincharon un dedo y liberaron sangre humana, tampoco se interesaron.

Al parecer eso de que sienten que sangras a leguas de distancia es sólo un mito.

Pero por favor no te atrevas a comprobarlo.

Puede interesarte