Por Lucas Rodríguez
14 septiembre, 2020

Un lucrativo tratado para que China pudiera explotar sus tierras también fue revertido. Es un enorme paso adelante para limpiar el planeta y salvar a sus habitantes.

El mundo en el que vivimos, es uno que se encuentra en una posición bastante incómoda, en lo que se refiere a los esfuerzos de conservación y protección del medioambiente. Los expertos mundiales ya han anunciado sin lugar a dudas que estamos frente a una catástrofe ambiental. Las temperaturas mundiales seguirán aumentando en los próximos años, lo que traerá consigo el derretimiento de las capas polares y el aumento de los niveles del mar. Muchísimos animales perecerán en el proceso y miles de personas se verá desplazadas cuando ciertos sectores del planeta dejen de ser habitables. 

Unsplash

Aun así, los expertos dicen que no estamos haciendo lo suficiente al respecto. Incluso los países líderes en temas de cuidado del medioambiente y conversión a energías limpias, pueden a lo más ser catalogados de entusiastas por quienes entienden de estos temas.

Unsplash

El problema siempre va a ser el mismo. Demasiadas naciones y potencias son dependientes de las así llamada “energías sucias”. El carbón y el petróleo siguen siendo los recursos que mueven el mundo, a pesar de que cada vez más países están teniendo resultados muy positivos con las energías renovables. El poder del sol, el agua o incluso la biomasa están dando resultados impresionantes. Pero muchas de ellas siguen siendo más costosas y difíciles de instalar. 

Unsplash

Lo difícil de esta discusión, es que son los países más grandes y poderosos del mundo quienes pareciera que están haciendo menos. Muchas veces, son los más pequeños los que terminan por enseñarles una lección u otra (en este respecto, Nueva Zelandia es el profesor del planeta, pero eso es tema para otro día) a los más grandes y prósperos. 

Unsplash

La noticia que está removiendo al mundo, indica que es Zimbabue, un país africano y no precisamente una potencia mundial, quien firmó una potente ley para detener la minería de carbón en sus parques nacionales, como detalló BBC News

bol.com

Muchos de estos procesos de extracción se realizaban sin estudios adecuados de degradación y daño del medioambiente. Esto los había convertido en el objetivo favorito de los pequeños inversores chinos, quienes tenían más dinero que escrúpulos.

Unsplash

Pero el Gobierno del país prefirió priorizar a sus parques y animales, por sobre el dinero fácil. Es una decisión que no podemos sino aplaudir, especialmente cuando tenemos en cuenta que lo llevó a cabo un país que no es que no tenga problemas. Un buen ejemplo de que cuando se tiene la voluntad, se encuentra la manera. 

Puede interesarte