Por Diego Aspillaga
12 febrero, 2020

Nandi no podía soportar el estrés cuando llegaban personas a visitarla en el zoológico. Para ayudarla, sus cuidadores le presentaron a Bowie, un tierno perro de terapia que la ha acompañado por años. Ahora son mejores amigos.

Ir al zoológico puede ser una experiencia muy entretenida y educativa para adultos y niños que desean ver a especies de todo el mundo en vivo y en directo.

Pixabay

Si bien algunos animales no se incomodan con este tipo de atención y la aprovechan o simplemente la ignoran, existen otros que no pueden aguantar este tipo de presión. 

Este es el caso de Nandi, una pequeña guepardo que vive en el zoológico Turtle Back, ubicado en West Orange, Nueva Jersey. La tímida felina no lo pasaba bien cuando legaban visitantes a su sector del lugar. Los guepardos son tímidos por naturaleza, lo que potencia aún más el estrés que Nandi siente al ver a decenas de niños gritándole.

Pixabay

Sus cuidadores notaron el problema y decidieron contratarle un terapeuta con muy buenas recomendaciones y calificaciones: Bowie, el perro terapéutico.

El golden retriever ha estado con el animal africano desde que era muy joven y ha ayudado a aliviar su ansiedad cuando su entorno se está volviendo un poco agitado. Desde entonces se han convertido en mejores amigos y ahora son una gran atracción en el zoológico.

Pixabay

“Bowie tiene un trabajo muy importante aquí, que es ser, más o menos, su generador de confianza. Así que los guepardos son naturalmente asustadizos por naturaleza, por lo que una de las cosas que nos permite sacarla y hacer presentaciones educativas como esta es tener a Bowie a su lado”, dijo al respecto la encargada de Nandi en el zoológico, Charlotte Trapman-O’Brien a LadBible.

La labor que Bowie ha desempeñado con maestría hasta ahora es simple: tiene que mantener la calma ante cualquier situación para demostrarle a Nandi que todo está bien. El perro es el soporte emocional de la felina ante gritos, bocinas, truenos y visitantes ruidosos.

CBS

Si Nandi se siente agobiada, mira automáticamente a su terapeuta canino y nota que no hay peligro ni necesidad de preocuparse. Junto a su fiel compañero, la salud emocional del animal africano ha mejorado mucho.

Ahora los animales son inseparables. Nandi no sale de su refugio si no es con Bowie y el perro llega religiosamente todas las mañanas a primera hora a despertar a su amiga.

CBS

Esperemos que esta bella amistad se siga manteniendo por muchos años más, que Bowie nunca pierda su empleo soñado y que los niveles de estrés de Nandi sean diminutos.

 

Puede interesarte