Por Luis Aranguren
14 octubre, 2020

Estos animales son nativos de selvas africanas, por eso verlo nacer en cautiverio es un milagro.

Es increíble lo que el mundo tiene para ofrecernos cada día, un montón de situaciones maravillosas que se relacionan con la vida. En esta ocasión celebramos el nacimiento de un hipopótamo pigmeo que nació en Nueva Inglaterra.

Un macho saludable de más de 5 kilogramos vio la luz del día y sintió el amor de su madre por primera vez en el zoológico de Franklin Park.

Facebook / Zoológico del Parque Franklin

Según el personal de este zoológico, es el primero de su especie que nace dentro del recinto de animales. Para su madre fue totalmente una alegría, pues lamentablemente en sus otros embarazos en 2018 y 2019 sus crías nacieron muertas por un parto prolongado.

Para asegurarse de que todo fuera bien, a la madre de nombre Cleopatra o “Cleo” como le dicen todos por cariño, le indujeron el embarazo.

“El nacimiento fue un momento alegre que marcó la culminación de años de trabajo, planificación cuidadosa y dedicación por parte de los equipos veterinarios y de cuidado de animales. El becerro fue inmediatamente tan brillante, fuerte y consciente y sostuvo su cabeza de inmediato”.

–Zoológico del Parque Franklin dijo a WCVB

Según el doctor Eric Baitchman, vicepresidente de salud y conservación animal del zoológico, el pequeño conoció a su mamá poco después de nacer y fue amamantado pocas horas después.

El embarazo de Cleopatra fue detectado en marzo mediante una ecografía, desde entonces todos se han esforzado para cuidarla al máximo. Cabe resaltar que esta especie está en peligro de extinción, debido a la disminución de su hábitat como resultado de la tala y otras actividades.

Los hipopótamos pigmeos son oriundos de las selvas tropicales de África occidental, que comprende países como Sierra Leona, Guinea, Costa de Marfil y Liberia.

Facebook / Zoológico del Parque Franklin

Que haya uno más, así sea en cautiverio es una buena noticia pues se pueden abrir investigaciones sobre cómo ayudar a que la especie crezca. Lo primero, claramente sería crear leyes que prohíban las actividades que afecten su hogar para que los que se encuentren libres, puedan vivir con total tranquilidad.

Por ahora nos alegramos de saber que Cleopatra y su hijo se encuentran bien, el pequeño solo disfruta de su madre con total tranquilidad. Esperemos que crezca sano y fuerte, para que pronto pueda unirse a su grupo de hipopótamos adultos.

Facebook / Zoológico del Parque Franklin

Gracias a los veterinarios, esta vez la cría se salvó, y con eso llegó nuestro pequeño que seguro tendrá un nombre divertido e histórico como el de su madre.

Puede interesarte