Por Daniela Morano
15 febrero, 2019

La organización animalista Four Paws aseguró que cortarle sus garras a un felino es como amputarle un dedo a un humano, piden justicia y el cierre del zoológico.

Como ya sabrán, los zoológicos son unos de los lugares menos apropiados para un animal. Viven en cautiverio prácticamente toda su vida y muchas veces en malas condiciones, convirtiéndolos en esclavos del ser humano. Además, deben soportar ser observados todos los días por ojos curiosos, que también los molestan y golpean sus vidrios o jaulas para obligarlos a realizar algún «truco».

Fue precisamente por ese mismo motivo que en un zoológico en Palestina realizaron un cruel acto de abuso hacia un inocente león residente de Rafah Zoo.

Falestine la leona de 14 meses de edad fue sedada en el mismo recinto donde le cortaron sus garras con un alicate no esterilizado para que las visitas puedan jugar con ella. Según el Daily Mail, Mohammed Jumma, dueño del parque, intentó defender sus acciones diciendo que «quiero reducir las agresión de la leona para que sea amable con las visitas».

Fayes al-Haddad, el veterinario que operó las heridas de Falestine, dijo haber observado de cerca su comportamiento el día que fue dejada fuera de su jaula para compartir con niños. «Queremos brindarle sonrisas y felicidad a los niños, e incrementar la cantidad de visitas en el parque», se defendió.

https://www.instagram.com/p/Bt2ztvdImqs/

En Gaza no existen clínicas veterinarias especializadas por lo que la operación fue realizada en el mismo zoológico, donde lo más probable es que sufra de alguna infección en sus patas en el futuro.

La organización Four Paws aseguraron que los procedimientos de este tipo son horrible y agonizantes para los leones. «Para los felinos grandes cortar sus garras es particularmente malvado pues el daño es casi irreparable. Su comportamiento habitual como tomar comida o trepar es casi imposible sin ellas. Como la amputación no fue hecha en una clínica real, las chances de infecciones son altas».

Explicaron que cortar las garras de un león es como amputarle un dedo a un humano y que el zoológico debería cerrar pues recientemente otros leones murieron de frío ahí mismo, y otros 50 animales son mantenidos en deplorables condiciones.

El acto tampoco tiene sentido considerando que Falestine aún tiene todos sus dientes y podría fácilmente atacar con su boca de ser necesario si se ve amenazada.

Puede interesarte