Por Andrés Cortés
25 abril, 2018

Viajar es una de las formas es que expandimos nuestros horizontes físicos mentales y nos entregamos a en cuerpo y alma a lo desconocido. Pero, para bien o para mal, no es posible viajar toda la vida. El estudio y el trabajo hasta cierto punto frenan nuestra alma viajera y la anclan a tierra firme. No obstante, lo que vivimos explorando otros lugares no pueden ser arrebatados. Y lo aprendido, menos.

Estas son algunas de las cosas que aprendi viajando y que hoy puedo aplicar a vida cotidiana, haciendo que la vida cotidiana se haga menos pesada y mucho más feliz.

1.  Se agradecido

Viajar y conocer otros lugares otorga una sensación de felicidad difícil de describir. Incluso cuando ocurren cosas malas, estos percances pasan desapercibidos porque estoy en Indonesia, Europa, Japón o donde sea y nada lo va a arruinar. Pero cuando vuelves a tu hogar, aquel sentimiento de “nada va a arruinarlo” desaparece… ¡No lo dejes ir! Si tienes un hogar donde vivir, un trabajo o completando tus estudios, familia cercana o amigos inquebrantables, ¡tu vida es un viaje mismo!


2. Conoce personas nuevas

Viajar es conocer. Es enfrentarse a una nueva cultura, comida y tradiciones. Pero sobre todo es conocer personas nuevas. Entablar una conversación con alguien desconocido abre un mundo de posibilidades y conocimientos. Nunca sabes quién puede ser una caja de pandora y poseer un nuevo mundo en su interior. Volver a casa no es una excusa para dejar de conocer personas. ¡Sal y conoce más gente!

3. Preocúpate de ti

¿A quién no lo relaja un día en la playa? Estar recostado en la arena, mientras el sol se encuentra en lo alto y el sonido del mar le hace una serena compañía. Si pudiste darte esos tiempos de relajos para aliviar tu estrés o cansancio, también lo puedes hacer en casa. Sal a caminar, haz yoga, come sano, lee un buen libro. Date un gusto.


4. Busca un trabajo que te guste

Ok. Es difícil encontrar un trabajo tan emocionante como para dejar tu cama de un salto. Pero procura que la razón por la que te levantarás para iniciar el día sea por algo que amas. Trabajar en algo que no te agrada no solo será algo que harás con pocas ganas, sino que tú no estarás feliz. Busca un trabajo que te guste y que llegues a amar.


5. Planifica tu próximo viaje

Siempre hay que tener un ojo mirando el futuro. Planifica tu próximo viaje. Busca un destino, elige compañía o una aventura solitaria y comienza a ahorrar. Estoy seguro que juntar ese dinero te costará mucho menos cuando tengas claras tus próximas vacaciones.

Puede interesarte