Por Teresa Donoso
20 abril, 2017

¿Seguro que no guardaste NADA de esto?

Viajar es uno de los mayores placeres de la vida, pero también requiere hacer algo que no a muchos nos agrada: ordenar y guardar todo en una maleta asegurándote de que todo quede en su lugar, no se te olvide nada y, al mismo tiempo, alcanzando ese delicado balance zen entre llevar lo esencial y no guardar cosas que no necesitas.

Admitámoslo: todos somos culpables de creer que usaremos un montón de cosas que ni en casa usamos en casa, o de creer que tendremos mucho tiempo cuando realmente nos dedicaremos a explorar la ciudad de nuestros sueños.

1. Comida

iStock

Si te van a dar comida en el avión, si puedes conseguir algo en el aeropuerto a un precio módico y si al llegar puedes ir a la tienda o supermercado más barato que encuentres, llevar comida en tu maleta no tiene sentido. Sólo se convertirá en un peso extra que tendrás que cargar a todos lados.


2. Ropa que realmente no te gusta o te hace sentir incómodo

iStock

Porque cada vez que te la pongas te sentirás igual de incómodo que siempre y porque, seamos honestos, lo más probable es que termine al fondo de tu maleta ocupando espacio que podrías utilizar para algo más provechoso.


3. Elementos de aseo extra

iStock

Y con esto no digo que dejes el dentífrico y el cepillo de dientes en casa, sino que no te preocupes tanto por el champú y el jabón. A menudo los hoteles proveen estos servicios, y si no, pues lo mismo: comprar en la tienda más cercana es mucho más sencillo.


4. Zapatos incómodos

iStock

Porque lo más probable es que camines y MUCHO. Nadie quiere terminar con los pies doloridos.


5. Una tenida para cada ocasión

iStock

Calcula que un pantalón, o un jean, te puede durar unos tres a cuatro días sin mal olor y sin ensuciarte con nada. Si quieres cambiarte camiseta todos los días se entiende, pero no vas a necesitar cambiarte las chaquetas todos los días. Para 10 días unas ocho camisetas, dos pantalones y dos chaquetas debiesen ser suficiente. Añade una bufanda o gorro si el clima lo requiere, dos pares de zapatos cómodos y tu ropa interior.


6. Libros de tapa dura

iStock

Estamos en la era Kindle, pero si necesitas llevar un libro impreso, que sea uno de esos de tapa blanda versión de bolsillo. Son más baratos, ocupan poco espacio y casi no pesan. De verdad que te vas a arrepentir si llevas un libro de tapa dura.


7. Ropa interior que sabes que no te vas a poner

iStock

¿Hay algo más incómodo que usar ropa interior que te queda muy apretada, muy suelta, que te provoca roces en la piel o que, en definitiva, no cumple su propósito? Creo que no, así que ni pienses en llevarte esas tangas, a menos que las ames.

¿Qué cosas siempre llevas en tu maleta? ¡Cuéntanos!