Por Juan David Montes
10 marzo, 2016

Quieres viajar y tu cuerpo lo sabe.

Además de un bronceado perfecto, existen varias cualidades que obtienes durante cada viaje y estas se suman para hacer de ti una persona más sexy. Steve King es uno de los editores de Condé Nast Traveller y según él estas son las razones por las que una persona que viaja con frecuencia se convierte en una mucho más atractiva:

1. Conocimiento de otros idiomas


Aunque sólo conozcas unas cuantas palabras y las pronuncies mal, para quienes no conozcan el idioma en el que estás hablando sencillamente serás fuego parlante.


2. Envidia: mejor despertarla…

Pues sí, la verdad es que una pequeña dosis no cae mal.


3. Un mejor aspecto

No sólo porque vas a mantener tu bronceado durante más tiempo. Si viajas con frecuencia serás más feliz y la felicidad se irradia de alguna manera.


4. Menos ignorancia

Algo aprenderás de cada destino que te permitirá incrementar tu nivel de conocimiento de datos curiosos.


5. Más y mejores historias

Serás el centro de atención cada vez que relates tus aventuras.


6. Un toque exótico

Ya sea mientras viajas o cuando regreses, siempre serás un poco diferente del montón.


7. Heridas de guerra

Hay quienes encontrarán irresistibles todas aquellas marcas de esa aventura que te desafió al máximo. Probablemente sólo haya sido cuestión de torpeza pero eso no será lo que cuentes.


8. Motivación

“Sigue tus sueños”.

Serás un foco de inspiración para otras personas que quieran viajar. Y eso es sexy. Guíalos a la luz.

Un poco de guapura extra nunca ha sentado mal.

Puede interesarte