Por Antonio Rosselot
10 octubre, 2017

Siempre hace bien salirse de la rutina, aunque sea por un momento.

Todos necesitamos tener nuestros escapes de vez en cuando: cambiar de aires, de contexto, rodearse de cosas nuevas y, por sobre todo, descansar la cabeza. Para nuestra conveniencia, algunos médicos recomiendan ir a la playa para tratar estos problemas, ya que beneficiarse de la brisa marítima, el sonido del mar, el sol y la arena puede ayudar mucho a nuestros cuerpos.

Incluso, la experiencia de ir a relajarse a la playa tiene un nombre: “el espacio azul”. Los científicos la llamaron así por la serie de combinaciones de sonidos y aromas que se producen en la mente de las personas cuando van a la playa.

Y este “espacio azul” no es sólo mental, sino que también físico.

El ser humano traduce al cuerpo todo lo que pasa en su mente, reaccionando frente a lo que que está a su alrededor. Si estamos en un contexto libre de estrés y tranquilo, nos vamos a comportar de la misma manera.

1. La playa disminuye la depresión

Pixabay / Imagen de referencia

Es tan simple como escuchar un rato el romper de las olas, contemplar la panorámica de la playa y respirar la brisa marina. Así, uno entra en un estado de relajación y se olvida de sus problemas por un rato.


2. Es anti estrés

Pixabay / Imagen de referencia

La mejor solución para el estrés es el agua. Nada más conveniente que darse un buen chapuzón y llenarse de los iones positivos que entrega el océano, y tocar la arena mojada y compacta con los pies. ¡Un relajo instantáneo!


3. La playa cambia tu vida

Pixabay / Imagen de referencia

Cuando llegamos a la playa estamos en el lugar indicado: nos ayuda con la respiración, la presión arterial, las infecciones y ayuda a desarrollar el metabolismo, entre varias otras cosas. Pero aparte, este espacio es la mejor terapia para el alma, y el lugar donde uno debe ir para aclarar las ideas.


4. La playa te hace más creativo

Pixabay / Imagen de referencia

Estamos constantemente bombardeando a nuestros cerebros con pantallas y ruidos. Es por eso que debemos ir a la playa, para ayudar a que nuestra mente esté sana y a la fluidez de las ideas, la concentración y la quietud.

Bueno…habrá que probar para ver si es cierto, ¿no?

Puede interesarte