Por Juan David Montes
12 abril, 2016

Ni mires tu pasaporte.

Karen Edwards y Shaun Bayes ya tenían listo un ambicioso itinerario para recorrer el mundo. Pero, antes de que su aventura comenzara, una noticia les hizo replantear sus planes: iban a ser padres. Lo que en la mayoría de los casos hubiera significado posponer este sueño durante al menos una década, para ellos no fue impedimento alguno. La pequeña Esmé es una viajera desde su nacimiento.

Durante sus primeros 17 meses de vida, Esmé estuvo en 12 países diferentes.

La aventura para ella comenzó cuando apenas tenía 10 semanas de vida.

Se acostumbró tanto a viajar que establecerse en Londres le resultó más complejo que andar de destino en destino.

Y el alojamiento no siempre fue el más cómodo, ni siempre se trató de destinos de lujo.

Con la experiencia adquirida, Karen abrió un blog en que relata sus historias y anima a otros padres a no dejar de viajar:

«El objetivo general es inspirar a padres amantes de los viajes con ideas afines, «sus días como viajeros no tienen que terminar». Es todo cuestión de incorporar a su pequeña persona en su estilo de vida».

¿Te animarías a seguir el ejemplo de Karen y Shaun?

Puede interesarte