Por Raúl Cobo
9 mayo, 2016

Prefiere no tener un hogar para dormir, pero sí miles de lugares donde despertar.

Cuando la estudiante alemana Leonie Müller decidió hacer su tesis sobre la vida nómade, nadie pensó que se tomaría de forma tan seria el asunto. De pronto, sus compañeros la comenzaron a ver muy seguido en la estación ferroviaria de la ciudad, y le preguntaron si estaba viajando muy seguido. Resulta que ella siempre estaba viajando, aunque no iba a ningún lugar en especial, sino que lo hacía porque estaba viviendo en el tren. ¡Sí, en un tren!

leone-muller-chooses-to-live-on-a-train-theflyingtortoise.jpg.php

Para Leonie, no es sólo una cuestión de vivir en constante viaje, sino que también se trata de un gran ahorro en el costo de vida. Según ella, dormir en un tren es mucho más barato que pagar alquiler. Ella ahora gasta el equivalente estadounidense a $380 por mes y vive de lo que lleva en la mochila.

2B9E8C2500000578-3208621-image-a-5_1440406579575Obviamente, al principio le costó adaptarse a este nuevo estilo de vida: usar sólo los baños públicos para ducharse era algo bastante agotador, pero con el tiempo se fue acostumbrando. También le fue difícil depender de una sola bolsa para vivir y estar lejos de las comodidades que le puede llegar a ofrecer un hogar fijo. 

Leonie-Muller

¡Pero a pesar de algunas incomodidades, las ventajas con enormes!

Primero que nada, hay que mencionar que Leonie tiene la suerte de vivir en Alemania, que es uno de los países con mejor infraestructura en transporte del mundo. Por ejemplo, ella duerme en los trenes Deutsche Bahn (que son propiedad del estado), que viajan a todos los rincones del país, haciendo paradas frecuentes en la gran mayoría de las ciudades. Gracias a esto,  ella es capaz de ver a sus amigos y familiares con regularidad. Sus viajes más frecuentes han sido a Berlín (donde vive su familia), Colonia (lugar de residencia de su novio), y su universidad en Tubinga.

Leonie-Muller (1).jpg

Además, los trenes de Alemania siempre llegan a tiempo; al menos el 95% de éstos sí lo hace. De hecho, el año pasado, cuando sólo el 92,3% de los trenes llegaron puntuales la autoridad ferroviaria fue muy criticada por la prensa. Gracias a esa puntualidad, Leonie no tiene que preocuparse demasiado por no llegar tarde a una reunión con un amigo o por quedarse atascada en el tren durante más tiempo del esperado.

A su vez, y tal como ella misma lo comenta desde sus redes sociales, este sistema de transporte cuenta con un muy buen servicio de comida y siempre hay Wi-Fi disponible. Y por último, para quienes acostumbran a dormir en movimiento, el balanceo de los viajes es perfecto mejor para dormir.

Entonces, no queda otra que preguntarse, ¿por qué no?

Puede interesarte