Por Francisca García
27 junio, 2017

Ni se les ocurra mirar hacia abajo.

Una de las fobias más comunes entre las personas es la acrofobia, o sea, el miedo a las alturas. Esta fobia proviene de la parte de nuestro cerebro que se encarga de nuestra supervivencia, ya que el cerebro relaciona las alturas con la posibilidad de caer y resultar herido o incluso muerto. 

Para las personas que sufren de esta condición, incluso ver una fotografía desde una gran altura puede producirle miedo o vértigo. Por eso mismo, debo decir que las fotografía que vendrán a continuación caben exactamente dentro de ese grupo. Considérense advertidos. 

Muy bien, podemos continuar.

Quizás se están preguntando, ¿Qué tiene que ver todo esto con un hotel?

Es que este no es cualquier hotel. Cuando dicen que tu habitación tiene una gran vista, créanme cuando les digo que nunca se va a comparar a la que puede ofrecer el Skylodge Adventure Suites, que se encuentra mirando el Valle Sagrado de Perú.


Este hotel se ha hecho famoso por sus habitaciones, que son todo menos habitaciones comunes y corrientes. De hecho, las ‘habitaciones’ se parecen mucho más a pequeñas cápsulas, pero con un pequeño detalle…

Las cápsulas están hechas de un material transparente, y se encuentran colgando en la ladera de una montaña a 426 metros de altura.

Y casi se me olvidaba. Para poder llegar a sus habitaciones los huéspedes deben subir la ladera a rapel, o llegar por un camino que a muchos les causaría un infarto.

A pesar de todo, pareciera que los valientes que se atreven a ir lo disfrutan mucho.

Set goals that scare you and excite you at the same time #mondaymotivation

A post shared by Nathalie Vera (@nathalie_dmd) on

Las cápsulas cuestan 450 dólares por persona, y luego de arriesgar sus vidas en la subida, se les ofrece una buena comida y un poco de alcohol para pasar los nervios. 

¡Y la única forma de bajar es en canopy!

No caption needed #ziplining #naturavive #sacredvalley #peru

A post shared by Jesse Meyer (@jessejamesmyr) on

Las personas que se quedan ahí tienen una increíble experiencia para contar, y yo creo que pueden contestar la gran pregunta: 

¿Que harías si no tuvieras miedo?

Ir a este hotel y vivir para contarlo.

Te puede interesar