Si amas viajar y te sientes un alma libre, entonces sé un turista responsable.

Machu Picchu es una de las grandes maravillas que tenemos en América. La belleza del lugar no se debe solamente a las estructuras de piedra que algún día fueron allí construidas, sino también a la majestuosidad del paisaje que las circunda. Estar parados sobre las ruinas de Machu Picchu es una experiencia casi sagrada.

El misterio de la ciudadela

Su historia es bastante incógnita. El lugar fue «descubierto» por el profesor estadounidense, Hiram Bingham el año 1911, sin embargo, muchos indígenas de la zona conocían su ubicación ancestralmente. De hecho, cuando Bingham llegó al lugar, encontró unas anotaciones en la piedra con los nombres de algunos hombres que habían estado en el lugar en 1902; se trataba de Agustín Lizárraga, un arrendatario de tierras cusqueño, guiado por otros dos hombres.

Welcome to #MachuPicchu

A photo posted by Berta Bernad (@bertabernad) on

Pero el misterio no se detiene ahí, no se conoce con exactitud el uso que los incas le daban a la ciudadela, ¿era la residencia de descanso del inca Pachacútec?, ¿tenía carácter sagrado y ceremonial?, ¿era una fortaleza? Para los arqueólogos e historiadores expertos en la cultura incaica, aún hoy, resulta difícil dilucidarlo.

" Ei, como se lhama?" [vale a pena ver de novo] . www.stheontheroad.com

A photo posted by ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀Sthefania Memelli (@stheontheroad) on

Pero el no saber el uso específico que los incas daban al lugar, no le quita majestuosidad ni importancia; si alguna vez has pisado este lugar estarás de acuerdo conmigo, te deja sin palabras. Caminar por sus callecitas de piedra, escalar el Huayna Picchu o simplemente respirar el aire de sus montañas, contemplando la belleza de alrededor, es una experiencia maravillosa.

La cuantiosa afluencia de turistas ha dañado las ruinas y el Camino del Inca

Todos queremos visitar Machu Picchu, hoy se ha convertido casi en un viaje obligado para quienes visitan América del Sur. Y precisamente ese es el problema, la popularidad es tal que sus ruinas se están deteriorando, tanto así, que el gobierno peruano debe cerrar el mítico camino del inca a Machu Picchu por mantenimiento todos los años durante febrero.

Phuyupatamarka en el Camino del Inca con @ianhasson #tbt #caminodelinca #incantrail #igersperu #peru

A photo posted by Whitni Ciofalo (@wciofalo) on

La ruta de 43 kilómetros de extensión que data de siglo XV, se inicia en la localidad de Ollantaytambo y acaba en la Puerta del Sol, donde se aprecian espectaculares vistas de Machu Picchu. El cierre se efectúa durante febrero y permite realizar trabajos de limpieza, conservación y mantenimiento de la ruta. Sin embargo, si quieres visitar Machu Picchu durante febrero, puedes hacerlo, sólo las puertas del Camino del Inca están cerradas.

https://www.instagram.com/p/9XWm1fqn37/

La ciudadela de Machu Picchu, por su parte, también ha sido víctima del estrés por la afluencia masiva de turistas año a año. Las autoridades han considerado recientemente a Machu Picchu una zona de exclusión aérea (lo que incluye, por ejemplo, drones) y han instituido límites sobre el máximo de personas que el lugar puede recibir día a día. Además, la UNESCO consideró colocar a Machu Picchu en su lista de Patrimonio de la Humanidad en peligro de extinción. Sin embargo, este año la institución decidió aplazar esta decisión debido a los recientes avances logrados por el Ministerio de Cultura peruano:

“Había algún temor de que Machu Picchu fuera incluido en esa lista, pero hicimos un trabajo impecable”.

-Ricardo Ruiz, Director de Cultura de Cusco-

Por esta razón, se hace necesario preservar este santuario histórico y ser conscientes que, al visitarlo, estamos visitando un lugar que es Patrimonio de la Humanidad. No se trata de que solamente las autoridades pongan atención y presupuesto para conservar las ruinas, sino de que tú mismo, cuando visites el lugar, seas un turista responsable. Esto quiere decir, entre otras cosas,

1. Respetes las señalizaciones, ¡no entres en áreas indebidas!


2. No botes basura ni rayes paredes, ¡demuestra tu cultura y educación!


3. No pongas en riesgo ninguna estructura, ¡se trata de un Patrimonio de la Humanidad!

Las piedras por las que caminas son mucho más que piedras, son un patrimonio histórico, son parte de lo que somos como pueblo, parte de las identidades de todos y cada uno de los americanos.

Cuando visites ruinas, siempre sé un turista consciente y responsable, cuidar el Patrimonio de la Humanidad es tarea de todos. 

Puede interesarte