Cientos de personas llegaron al inédito evento bajo la luna, que buscaba concientizar sobre el calentamiento global.

El martes 11 de abril fue un día histórico para el famoso DJ Paul Oakenfold. Para todo el mundo, la verdad. El músico británico fue protagonista de “la fiesta más alta del planeta”: un concierto durante la madrugada del pasado martes que fue realizado en el monte Everest… ¡a 5380 metros de altura!

Cientos de alpinistas se reunieron en el campamento base y muy abrigados disfrutaron al ritmo del célebre DJ británico.

 

A pesar del poco oxígeno que se recibe a tal altura, los asistentes se las ingeniaron para bailar -cuidadosamente- o simplemente disfrutar sentados de la música electrónica.

AFP

 

Banderines coloridos del Tíbet y tiendas decoradas le daban un toque al lugar, haciendo una fiesta muy distinta a todas las vistas antes por Oakenfold.

“Es verdaderamente increíble. Me siento tan afortunado de poder actuar aquí”.

-Paul Oakenfold-

Pero no fue algo fácil. Para llegar, el artista tuvo que hacer varios viajes de ida y vuelta entre distintos campamentos durante semanas, para así acostumbrar su organismo a las condiciones que implica este lugar, además de realizar 10 días de senderismo y, con la ayuda de varios asistentes, mover todo su equipamiento necesario al campamento base.

Facebook/ Paul Oakenfold

Pero valió la pena. No era sólo lograr algo inédito, sino que también quería entregar un importante mensaje con este evento.

El concierto buscó concientizar sobre el cambio climático y juntar fondos para distintas organizaciones, sobre todo para los afectados por el terremoto de Nepal  del 2015.

AFP

El local Raizen Jha actuó junto al DJ, cerrando un evento simplemente inigualable.

SoundTrekked! Thank you Everest Base Camp! ❤️

A post shared by Paul Oakenfold (@pauloakenfold) on

¡Me hubiese encantado estar ahí!

Te puede interesar