Por Hisashi Tanida
16 agosto, 2017

Ahora son los verdaderos dueños de la isla.

Para nosotros los occidentales, Japón pertenece a la categoría de países que probablemente nunca terminemos de entender por completo, pero que no significa que no podamos disfrutar desde la distancia. Uno de sus atractivos más maravillosos es la isla de Okunoshima, conocida popularmente como la Isla de los conejos (o Usagi Jima su idioma original), la cuál se encuentra completamente dominada por estos tiernos animalitos.

Bored Panda

Sólo observa a estos bebés hermosos

Bored Panda

De acuerdo a Business Insider, la historia cuenta que una unos escolares en 1971 dejaron libre a una pareja de conejos y… bueno, hicieron lo que mejor saben hacer.

Bored Panda

El dominio de los animales en esta isla es tan grande que esta turista tuvo que huir de ellos al momento de intentar darles comida.

Sin embargo, este lugar no siempre se caracterizó por sus conejos. Durante la Segunda Guerra Mundial, la isla de Okunishima, que se ubica al sur del país en la prefectura de Hiroshima, era una base militar en la que se fabricaba gas venenoso. El mismo que fue utilizado contra la población china durante esa guerra en más de dos mil ataques y que acabó con la vida de 70 mil personas. Los trabajadores de la isla y de la planta jamás se enteraron de su verdadero fin.

Tecnoexplora

Si bien el gran atractivo de la isla es, cómo no, los conejos, también se encuentra el Museo del Gas Venenoso, el cuál sirve para mantener la memoria acerca de uno de los actos más vergonzosos en los que puede participar una nación.

JPNinfo

Resulta irónico pensar en cómo los conejos, que fueron usados para probar las armas químicas, ahora son los verdaderos dueños de la isla.

Puede interesarte