Por Juan David Montes
20 julio, 2016

¡Valió la pena cada metro del trayecto!

Joy fue encontrado en una calle de Rumania cuando era un recién nacido. Solo y expuesto a un clima bastante frío, sus posibilidades de sobrevivir eran realmente pocas. El cachorro fue acogido por la organización Howl Of A Dog Rescue y después de recibir cuidados especiales durante sus primeras semanas de vida fue adoptado por una intrépida familia residente en Holanda a la que no le importó emprender una travesía a través de Europa para encontrarse con el pequeño.

Screenshot-639-e1468607955945
Howl Of A Dog

Cuando lo encontraron sus ojos no se habían abierto y sus oídos todavía eran sordos.

Al crecer sin una madre, tuvo que recibir su alimento con la ayuda de un biberón.

Screenshot-643-e1468608065669
Howl Of A Dog

Al cumplir cuatro meses, su hogar de rescate recibió una solicitud de adopción procedente de Holanda.

Screenshot-659-e1468608210639
Howl Of A Dog

Sin importar que los separaran varios kilómetros en un viaje de ida y regreso, su nueva familia estaba realmente emocionada por conocerlo.

Screenshot-680-e1468608510563
Howl Of A Dog

Así que se acordó un punto de encuentro que fuera equidistante y se encontraron en Viena (Austria).

Screenshot-690-e1468608333657
Howl Of A Dog

Joy no ha dejado de crecer y todo gracias a las personas que lo rescataron.

Screenshot-694-e1468609022799
Howl Of A Dog

Mira el video a continuación:

httpv://youtu.be/wxVORmLn_3s

¿Harías esto para adoptar una mascota?

Puede interesarte