Se trataría de los restos de una mujer de la élite egipcia, que tenía entre 20 y 30 años de edad y que vivió en el siglo I después de Cristo. Antes se pensaba que era un sacerdote.

Un hallazgo histórico acaba de realizar un equipo de investigadores polacos perteneciente al Proyecto de las Momias de Varsovia. Debido a que una momia donada en 1826 a la Universidad de Varsovia en 1826, ante la que se dijo que había sido encontrada en las tumbas reales de Tebas en Egipto y que se trataba, por su elaborado ataúd y sarcófago, de un sacerdote varón llamado Hor-Djehuti, resultó ser en vez una mujer embarazada, y que habría llegado a ese ataúd por un comerciante de antigüedades del siglo XIX.

Warsaw Mummy Project / Facebook

Siglos antes, el robo de los restos y el reenvasado era un fenómeno bastante común en la arqueología y también eran muy comunes las afirmaciones falsas sobre el origen de las antigüedades para subir los precios. Esa misma realidad posiblemente habrá motivado en el año 2015 a los científicos Proyecto de las Momias de Varsovia a utilizar tecnología de escaneo para revisar y dar con la verdadera historia de esta momia, y así hallar que realmente se trataban de los restos de una mujer distinguida, de entre 20 y 30 años de edad, que murió en el siglo I después de Cristo.

Warsaw Mummy Project / Facebook

“El descubrimiento es el único caso conocido de una embarazada embalsamada. Esta momia está ofreciendo nuevas oportunidades de investigación del embarazo en tiempos antiguos que pueden compararse con casos actuales. Además, el monumento arroja luces sobre un aspecto inexplorado de la antigua costumbre funeraria egipcia e interpretaciones del embarazo. No se sabe quién fue esta mujer. Su momia es un perfecto ejemplo de las antiguas habilidades de embalsamamiento egipcio, lo que sugiere su alto nivel social”.

– publicaron desde la fanpage del Proyecto de las Momias de Varsovia

Warsaw Mummy Project / Facebook

Los descubrimientos fueron publicados en el Journal of Archaeological Science el jueves 29 de abril, y entre otros hallazgos, tras medir la circunferencia del cráneo del feto, lograron estimar que se trataría de uno que tenía aproximadamente entre 26 y 30 semanas al momento en que su mamá falleció producto de circunstancias que aún no se conocen.

Warsaw Mummy Project / Facebook

A pesar de haber sido descrito en un principio como una momia “bien conservada”, posteriormente se vio que la envoltura del cuello estaba dañada, lo que indicaría que alguien estuvo buscando objetos de valor en su cuerpo.

“Estábamos a punto de concluir el proyecto cuando mi esposo Stanislaw, un arqueólogo egipcio, miró las imágenes de rayos X y vio en el útero de la mujer fallecida un pie pequeño”.

– dijo Marzena Ozarek-Szilke, arqueóloga y antropóloga, a la Agencia de Prensa Polaca

Warsaw Mummy Project / Facebook

Entre los restos envueltos hallados en esta momia, se encontraron al menos 15 objetos intactos, incluyendo un conjunto de amuletos momificados.

Ahora el próximo objetivo del equipo es coordinarse junto con un pequeño número de organizaciones para encontrar la causa de la muerte de esta mujer embarazada del Antiguo Egipto.

 

Puede interesarte