Por Alejandro Basulto
3 junio, 2021

Está la costumbre de que los funerales se realicen en forma de entierros o cremaciones, pero la empresa Recompose nos presenta un nuevo proceso que sería mucho más ecológico.

Los funerales son parte de una tradición que ha acompañado al ser humano a lo largo de su historia. Varían según las culturas. Por ejemplo, en las civilizaciones de antaño, los funerales incluían el convertir a los fallecidos en momias, o también, como ocurría en la antigua Grecia, se quemaba a los muertos con dos monedas en sus ojos para que así pudieran cruzar el río del inframundo junto al barquero.

MOLT Studios

Actualmente, los métodos más conocidos son los entierros y las cremaciones. Pero desde una empresa buscan presentar una tercera opción, que sería mucho más ecológica que las anteriores.

Recompose

Se trata del “compostaje humano”, que es un método que toma alrededor de 30 días, en el que el tejido blando de la persona fallecida se descompone por completo. Al final del proceso, los restos se convierten en aproximadamente un metro cúbico de tierra por persona. Un material fertilizante, ideal para la plantación de la flora. Dando así paso a un nuevo ciclo de la vida.

Comunicaciones CAHNRS / Univ. Del Estado de Washington

Recompose (“Recomponga”), se llama este empresa que se encuentra en Seattle y que busca implementar este procedimiento para el 2021. De tal modo, que se permita a las familias, llevarse parte o la totalidad de esta “tierra humana” para cultivar en su jardín. Tener un árbol que creció gracias a los restos de ser un querido, realmente suena bien.

“Con Recompose, nos preguntamos cómo podríamos usar la naturaleza, que ha perfeccionado totalmente el ciclo de vida / muerte, como modelo para el cuidado de la muerte humana. Desarrollamos una forma de transformar los cuerpos en tierra, de modo que con nuestro último gesto podamos devolverle a la tierra y reconectarnos con los ciclos naturales. También pretendemos proporcionar rituales, para ayudar a las personas a tener una experiencia más directa y consciente en torno a este evento realmente importante”

– explicó la fundadora de esta empresa, Katrina Spade, a la revista Forbes.

Shutterstock

A Katrina se le ocurrió la idea a sus 30 años, teniendo desde que era pequeña un especial interés por la muerte. Llegando a pensar en su propio fallecimiento. “Cuando muera, a este planeta, que me ha protegido y apoyado toda mi vida, ¿no debería devolverle lo que me queda? Es lógico y también hermoso”, incluso declaró a la BBC. Quien asegura también, que hay 15.000 personas ya suscritas a su boletín, para un proceso que costará 5.500 dólares estadounidenses.

 

Puede interesarte