Por Felipe Costa
9 abril, 2021

La mujer que quedó con graves secuelas luego de sobrevivir al COVID-19, debía ser operada y para ello su marido y su hijo se ofrecieron como voluntarios para una cirugía nunca antes realizada en la historia.

Los avances médicos no dejan de superar sus propios límites y en tiempos de coronavirus, cuando pareciera que el mundo centra sus esfuerzos en detener los contagios y encontrar una cura tras la llegada de las vacunas, pareciera ser que es más bien un incentivo para innovar en otras áreas y de paso atacar la pandemia, pues, en Japón unos cirujanos consiguieron, por primera vez en la historia, realizar un trasplante pulmonar con donante vivo, informa CNN.

Hospital de Kyoto

La beneficiada fue una mujer japonesa cuyos pulmones terminaron gravemente dañados luego de que el COVID-19 atacara su cuerpo. Los médicos en el Hospital de Kyoto dijeron que tendría una oportunidad de salvarse si conseguían hacerle un trasplante de tejido pulmonar, para ello, su marido y su hijo deberían ser los donantes y realizar así la operación estando vivos.

El Dr. Hiroshi Date, cirujano torácico del hospital llevó a cabo el procedimiento médico que se extendió por 11 horas. Al tratarse de donantes vivos, los médicos eran conscientes de estar realizando una cirugía nunca antes vista en la historia y necesitaban cuidado.

Hospital de Kyoto – A la izquierda el pulmón antes de la cirugía. A la derecha las partes del pulmón que recibieron los tejidos.

Pero el Dr. Date es un experimentado de procesos con donantes vivos, de hecho, cuenta que los prefiere por sobre los pacientes con muerte cerebral, y su espíritu por probar nuevas alternativas, crea un precedente de que es realmente posible hacer trasplantes de pulmones de este tipo.

La paciente solo fue identificada como una mujer residente de la región occidental de Kansai y contrajo Covid-19 a finales del 2020, teniendo que ser entubada y conectada a un soporte vital. Luego de que el virus dejó su cuerpo, las secuelas fueron dos pulmones deteriorados y una corta esperanza de vida a menos que se realizara una cirugía de trasplante.

Tanto el marido de la mujer, como su hijo despertaron estables y sin ningún problema respiratorio, el único malestar que sienten es el de la cicatriz en sus pechos. Aún así, la donada sigue en cuidados intensivos para monitorear su evolución.

Getty Image – Apoyo

Este primer trasplante de pulmón no podría ser el único en tiempos de COVID. Un estudio publicado este año en la revista científica The Lancet, concluyó que al menos 1700 infectados en Wuhan, la zona cero, quedaron con algún tipo de secuela pulmonar. Aún no se sabe que tan grave podría ser con las nuevas cepas, pero no se descarta que esta cifra se repita en distintos países.

Puede interesarte