Por Alejandro Basulto
13 mayo, 2021

Para ponerlo en perspectiva, no tener un hijo ahorraría la misma cantidad de emisiones que 684 adolescentes que han adoptado el hábito de reciclar. Mientras que vivir sin autos permitiría ahorrar 2,4 toneladas de CO2 al año.

Un estudio de la Universidad de Lund (Suecia) y que fue publicado en la revista Environmental Research Letters, tendría como una de sus conclusiones, que tener niños es mucho más dañino para el medio ambiente que comer carne, viajar en avión o conducir un auto todo el año. Ya que en esta investigación en la que se analizó a 39 revistas revisadas por pares, se descubrió que tener un hijo menos ahorra un promedio de 58,6 toneladas de CO2 al año. Mientras que 684 adolescentes que reciclan constantemente, logran la misma reducción de contaminación en un año.

Pixabay

Incluso, un vuelo transatlántico menos al año, reduciría menos el CO2 que tener un niño menos. Ya que limitar esta actividad, podría ahorrar entre 0,7 y 2,8 toneladas de emisiones de dióxido de carbono anuales, siendo distinta esta cifra según la distancia recorrida, la cantidad de equipaje y los pasajeros del vuelo. Hasta reciclando solo se puede ahorrar 0,21 toneladas de CO2 al año, estando aún muy lejos de las 58,6 toneladas de emisión de dióxido de carbono que se ahorrarían al tener un hijo menos.

Pixabay

Comer solo alimentos de origen vegetal o conducir vehículos eléctricos, o simplemente, dejar de andar en auto, son también menos efectivos que reducir la natalidad. Fundamentos que argumentan algunos movimientos anti-natalistas, basando su causa en la necesidad de ser más ecológicos y cuidar el planeta y su naturaleza.

“Hay tantos factores que afectan el impacto climático de las decisiones personales, pero reunir todos estos estudios nos da la confianza de que hemos identificado acciones que marcan una gran diferencia… Aquellos de nosotros que queremos dar un paso adelante en el clima necesitamos saber cómo nuestras acciones pueden tener el mayor impacto posible”.

 – dijo Seth Wynes, profesor de la Universidad de Lund y autor principal del estudio–

Pixabay

Un costoso sacrificio, que por ahora no está en planteado y que seguirá siendo una decisión (sea cual sea) muy personal y respetada.

Puede interesarte