Por Felipe Hernández
7 junio, 2016

Pon atención, porque utilizarlo en exceso no es uno de ellos.

Cualquier persona levemente relacionada con la cocina sabrá que el aceite cumple un rol esencial en la mayoría de las recetas que día a día en ella se preparan. Si tienes un poco más de conocimientos sabrás que puede ser reemplazado, pero su sabor lo hace prácticamente imprescindible, lo que lamentablemente hace que su precio a veces nos duela en el alma. Por eso, utilizarlo a conciencia es un deber de todos… Pero un par de trucos nunca están demás, por eso aquí tienes 7 de ellos para ponerte a ahorrar lo antes posible.

1. No lo expongas a temperaturas muy elevadas al freír

Hans
Hans

Para preparar comidas fritas sí es necesario que el aceite sea expuesta a una temperatura alta, pero eso no significa que deba ser lo más elevada posible. Regulando la temperatura, puedes prolongar la vida útil del aceite para freír y de esta forma, disminuir la frecuencia con que lo debes cambiar.


2. Selecciona cuidadosamente tus herramientas al cocinar

Hans
Hans

Existen tipos de menaje que funcionan mucho mejor con el aceite, principalmente por la forma en que distribuyen el calor en su superficie. Por ejemplo, es preferible utilizar sartenes tipo wok o de cerámica para saltear ingredientes, ya que con una pequeña cantidad de aceite es suficiente para ayudar que el calor se distribuya uniformemente.


3. Calcula cuidadosamente la cantidad de comida que estás preparando

cloudhoreca
cloudhoreca

Uno de los errores más comunes, pero más sencillos de solucionar, es calcular con exactitud cuánto aceite necesitamos al cocinar. Para esto, debes tener en cuenta la cantidad de comida que estás preparando y el tamaño de la superficie en que lo vas a hacer. De esta forma evitas desperdiciar aceite, que finalmente es tu propio dinero que se va directamente a la basura.


4. Cambia tu dispensador de aceite por un pulverizador

Barb Crawford
Barb Crawford

Los pulverizadores son mucho más efectivos para distribuir el aceite de manera que cubra una mayor superficie, ya sea se trate de ensaladas o sartenes, con una dosis puedes asegurarte de que el aceite alcance todos los lugares que necesitas y además, de esta forma puedes ejercer un mayor control sobre su uso.


5. Utiliza el microondas cada vez que sea posible

Robert Couse-Baker
Robert Couse-Baker

El microondas jamás será lo mismo que una sartén, una olla o un horno, pero es seguro decir que nos saca de apuros cada vez que lo necesitamos. Si estás en plan de ahorrar aceite, puedes dejarle algunas tareas sencilla, como cocinar verduras… Para luego ser incorporadas al resto de tus preparaciones como normalmente lo harías. Menos aceite utilizado, más ahorro, es así de simple.


6. Aprovecha el aceite que ya no sirve para hacer jabones

gefrorene_wand
gefrorene_wand

Desechar el aceite es tan doloroso para ti, como lo es para el medio ambiente, porque literalmente es botar tu dinero por el desagüe al mismo tiempo que contaminas sin pensarlo dos veces casi 1.000 litros de agua por litro de aceite desechado. ¿Quieres una buena idea? Convierte ese aceite usado en jabones artesanales que no solo te ayudarán a ahorrar, sino también a darle más sentido a los ingredientes que usas en tu cocina.


7. Procura colarlo cada vez que lo vuelvas a utilizar

Wikimedia Commons
Wikimedia Commons

Reutilizar el aceite en exceso nunca es una buena alternativa, ya que deteriora la calidad de todos los otros ingredientes con los que trabajas y además estás dañando lentamente tu organismo. El aceite sí puede reutilizarse, pero debes procurar hacerlo con cuidado, colándolo cada vez que lo utilices nuevamente y desechándolo una vez que comience a oscurecer.

Puede interesarte