Por Ignacio Mardones
4 marzo, 2016

Este hombre estaba decidido a seguir con su idea y finalmente consiguió lo que quería.

Cada país tiene sus propias normas de construcción. En algunas ciudades éstas son muy estrictas y los ciudadanos no pueden modificar demasiado el entorno. Al parecer, Bélgica se caracteriza por cuidar bastante el espacio público; para hacer cambios en las fachadas de las casas se necesitan permisos y certificados. Bien lo sabe un jubilado que quería poner una puerta en su garaje. Él acudió al municipio para hacer todo según las reglas, sin embargo, le dieron una negativa a su petición debido porque lo que quería hacer alteraba estéticamente el ambiente.

A pesar del fallo del ayuntamiento, el señor no se rindió e ideó un sistema que instaló en su pared con tal de poder estacionar su coche. Esto podría ser ilegal, aunque por lo menos no rompe con la estética de la fachada:

19bce9e3c2b10dd06283d408d8de6461
Fishki

Él sólo tiene que sacar la banca del frente de su coche

9f127f94c9cd41ba1d15f3f3cdb2b378
Fishki

Luego tira de una manilla metálica y el muro comienza a desplazarse hacia atrás…

80b030a2052896ff9c1825b46b6c2c3e-1
Fishki

De a poco todo el lugar se transforma…

3aa09d74c8bcfa9a2c3cdd97934c672d
Fishki

Y él puede sacar su amado coche al que tanto cuida

No-le-dejaban-poner-una-puerta-de-garaje-pero-se-las-ingenió-para-burlar-la-ley-6
Fishki

Después vuelve a colocar el muro en su sitio y todo queda igual que antes

060772f60e88b6497a3a13dc29fa97f6
Fishki

Quizás lo que esté haciendo no esté permitido, sin embargo hay que valorar su ingenio y determinación. Logró mantener la estética de la fachada y habilitar el lugar para estacionar su coche.

¿Qué te pareció?

Puede interesarte