En realidad, no existe ninguna buena razón para que lo hagas.

Tenemos cientos de excusas y “considerables” razones para mirar el teléfono mientras conducimos. Llevar nuestro celular cerca y a la vista es parte de la rutina cuando nos subimos al auto para ir a casa, al trabajo o al cine. Sin embargo, no nos detenemos a pensar en las fatales consecuencias que podemos desatar, cuando tomamos esa peligrosa decisión. 

Aunque no lo sepamos, de nosotros depende que nuestra vida o la de alguien más, cambie para siempre.

2cel 2
Fuente 

Ir al volante es una gran responsabilidad, muchas veces más grande de lo que podemos suponer y controlar. Lo más fácil es que se nos vaya de las manos tener la precaución suficiente para evitar accidentes, porque no pensamos que nos puedan suceder, como si estuviéramos exentos de ellos. Parece que necesitamos una lección bien estricta para aprender que no hay motivo suficiente para ver el celular mientras vamos conduciendo un auto.

144001633616 2
Fuente

No nos detenemos a considerar que también los peatones u otros conductores podrían perjudicarse de nuestras imprudencias.

Casos como el de una adolescente que atropelló y mató un joven, demuestran que para poder conducir un auto se necesita más que sólo tenerlo y saber cómo funciona. Decenas de ejemplos más pueden ayudarnos a entender que la recomendación de nuestros padres de olvidar el celular cuando vamos al volante, tiene toneladas de razón. 

Captura-de-pantalla-2012-10-16-a-las-19
Fuente

Por favor, mira y comparte el mensaje que este crudo video, que cuestiona el peso de las razones que todos tenemos para mirar el celular cuando estamos conduciendo.

Puede interesarte