Por Francesca Cassinelli
11 July, 2016

No, no está escondido detrás de nada. Y puedes ver su cuerpo completo.

Sí, no estamos bromeando: en la imagen de más arriba hay un gato escondido a simple vista. La leña puede ser un lugar muy cómodo para un gato. Y más para dormir y pasar inadvertido a quienes caminen alrededor. ¿Ya pudiste ver al gato que está camuflado? Pues sigue bajando para descubrirlo. 


Este gato ninja no puede esconderse de su mamá. 

Los gatos son los reyes del escondite y el acecho.

Gustan de sorprender, incluso a los de su misma especie.

Y a veces es mejor andar con cuidado porque pueden estar de malas (o con ganas de jugar).

Si se quieren esconder de ti, seguro lo van a lograr.

¿No me crees? Pues entonces analiza esta foto y trata de averiguar dónde está el tierno gatito que duerme.

Foto: AWM.
Foto: AWM.

¿Lo ves? Te voy a dar una pista: esta acostado sobre su panza.

Mira, aquí está:

Foto: AWM.
Foto: AWM.

¿Ahora sí?