Por Paulina Flores
29 enero, 2016

“Lloramos mucho. Hay que luchar cada día contra viento y marea”, cuenta su padre.

El sueño de muchas niñas colombianas es celebrar sus 15 años como princesas. Pese a sus dolencias y a los escasos medios económicos de su familia, Magali Eicer, una niña que sufre una enfermedad que provoca un envejecimiento acelerado, pudo celebrar sus dulces 15 como las niñas adineradas de los barrios altos de Bogotá. Todo gracias a la  colaboración de la prensa, aportes de personas y empresas.

Magali, sufre de progeria, una enfermedad rarísima que hace que sus  huesos sean los de una anciana de 90. Vive en El Cabuyal, un pueblo de apenas 10.000 habitantes y en donde la mayoría de la población vive de trabajar la caña de azúcar y es muy humilde. Sus padres, José Eicer González, de 41 años Sofía Sierra, de 35, comentaron que el 2015 fue un año terrible para su hija: sufrió cuatro episodios de paro respiratorio y le fue practicada una traqueotomía. Además, tuvo la mala suerte de ser infectada por el Chikungunya, un virus que se transmite por la picadura de mosquito y que el año pasado dejó 73 muertos en el país.

“Lloramos mucho. Hay que luchar cada día contra viento y marea”

-José Eicer González-

Hasta los 14 años, la niña asistía a la escuela como cualquier estudiante de su edad. Podía caminar con normalidad, pero debido con sus huesos y musculatura debilitada, hoy sólo puede estar en silla de ruedas o en una mecedora. 

Captura-de-pantalla-2016-01-29-a-las-13.23.48
El Mundo

La enfermedad de la niña no tiene cura, y los médicos le dieron una esperanza de vida de 13 años. Como ya había había superado sus expectativa de vida, el cumpleaños de los 15 fue tornándose un evento cada vez más importante. Su caso llamó la atención después de que el diario Publimetro contó su historia en noviembre del 2015.

“Somos gente alegre y espontánea; el problema es que aquí no hay recursos. Alguien se conmovió y me ofreció un puesto como vigilante de seguridad en Cali”

-José Eicer González-

Los medios de comunicación llamaron la atención de empresas y privados que donaron recursos para que la celebración de los 15 años de la niña fuera inolvidable.

Captura-de-pantalla-2016-01-29-a-las-13.24.27
El Mundo

La celebración comenzó a las 8 de la tarde y duró hasta las 1. 30 am. Magali asistió maquillada, pendientes largos, un vestido lila y tiara de princesa. Hubo globos, serpentinas, bailes, payasos, y teatro. A petición de Magali, se comió lechona (un guiso con carne de cerdo asada con manteca que se sirve con cebolla, patatas, especias y arroz).

Captura-de-pantalla-2016-01-29-a-las-13.24.04
El Mundo

La niña es fanática del futbolista colombiano James, y cuando le mostraron el video en dónde él la saludaba por su cumpleaños, no podía más de la felicidad.

También recibió muchos donaciones con dinero. Asistieron 300 invitados, incluido el alcalde la ciudad. sobres.

“Merece vivir con dignidad el tiempo que le queda. Necesita una cama especial como las de los hospitales, pero cuesta 20 millones de pesos. Es muy lista, siempre ha sido consciente de su enfermedad. Muchas veces me dice: “Papi, no me dejes morir”. Escuchar esa frase de la boca de un hijo es muy duro”.

-José Eicer González-

Los padre de Magali quieren pedir una cita con el presidente, Juan Manuel Santos, para pedir ayuda económica para su hija. No pierden las esperanzas de que su hija los siga acompañando unos cuantos años más.

Puede interesarte