Por Alvaro Valenzuela
21 julio, 2016

Les pasó por despistados…

Cuando sales de excursión para ver animales siempre hay que estar atento a cualquier movimiento, pues éstos suelen moverse rápido, sobre todo si estás en un bosque o una selva. Pero lo que le sucedió a este grupo de turistas en las costas de Sídney, Australia, parece rayar en lo absurdo. Gastaron miles de dólares para salir en bote a mirar ballenas que justo estaban en época de migración del sur al norte por el invierno. El grupo se despistó un segundo y se perdió el momento exacto de una de las escenas más increíbles que uno de estos gigantes mamíferos puede entregar.

Justo cuando miraban para el lado derecho de su bote por el otro lado, a pocos metros de distancia, una gran ballena jorobada dio un gran salto.

Captura de pantalla 2016-07-20 a las 11.47.11 a.m.
John Goodridge/Whale Whatching Sydney

John Goodridge, quién capturó la increíble escena, dijo que los turistas estaban mirando al lado equivocado pues sólo ocho minutos antes una ballena se había asomado por ese lado y por eso estaban esperando para ver si salía de nuevo. «He estado fotografiando ballenas seriamente por casi un año y te acostumbras a la forma en que se mueven y donde volverán a salir…», dijo al diario inglés Metro.

El fotógrafo también dijo que quizás fue mejor para los turistas perderse la caída de la ballena porque quizás los habría matado de un susto.

«Supongo que fueron afortunado de alguna forma, nunca he visto a una ballena salir tan cerca de un bote antes y se movía como corcho cuando cayó al agua. Sin duda era más larga y pesada que el bote».

Obviamente también tuvo que salir a defender la veracidad de su fotografía que fue cuestionada por algunos

«Algunas personas me han preguntado si hay algún truco con la perspectiva en la imagen, pero no, la ballena estaba muy cerca del bote. No alcancé a capturar la salpicadura tristemente porque me giré para fotografiar otra ballena pero definitivamente vi una gran salpicadura».

Cada año miles de ballenas jorobadas, algunas de tamaños tan grandes como 50 toneladas y 15 metros de largo, migran desde la Antártida hacia aguas más cálidas en el hemisferio norte. En ese camino pasan justo por la costa este de Australia. Muchas de estas ballenas son hembras que emprenden el viaje para dar a luz y proteger a su crías de las aguas frías del sur.

Un «fail» casi tan grande como este:

httpv://youtu.be/h4097LDOvsg

¡Qué mala suerte!

Puede interesarte