Por Teresa Hechem
8 octubre, 2015

Los pequeños ven su sueño hecho realidad. Su rostro de felicidad lo dice todo…

El año 2008, Ryan Weimer le preguntó a su hijo que padece atrofia muscular espinal (AME) quién o qué quería ser para Halloween. Keaton, su hijo, le dijo que quería ser un pirata. Fue ahí cuando su padre usó toda su creatividad e ingenio para crear un genial disfraz para que el pequeño fuera a recoger dulces.

Screen-Shot-2015-10-02-at-1.35.05-PM

Magic Wheelchair

Al ver que su hijo era tan feliz con este diseño, a Weimer se le ocurrió montar una empresa sin fines de lucro denominada Magic Wheelchair (Silla de ruedas mágica) para que más niños pudieran tener estos increíbles disfraces.

Volunteers

Magic Wheelchair

Ahora Weimer le fabrica cada año un original atuendo a su hijo y hace feliz a 5 niños más.

12039664_1687409598158122_5175005116162546270_n

Magic Wheelchair

Sólo puede seleccionar esa cantidad porque los disfraces son caros y toma cerca de 100-200 horas para fabricarlos.

11038116_1651760218389727_9133912651424933579_n

Magic Wheelchair

Para ser seleccionado, los niños tienen que enviar un video de 1 a 3 minutos describiendo su idea en el sitio web. 

12019978_1687409574824791_8490275735668255388_n

Magic Wheelchair

Luego los pequeños ven su sueño hecho realidad.

10264272_1620658534833229_4829645611500044349_n

Magic Wheelchair

¡Qué buena idea tuvo este padre, se ve que los niños quedan muy felices con sus disfraces!

Puede interesarte