Por Vicente Quijada
22 March, 2018

El defensa blaugrana aprovecha la actualidad de ambos elencos para burlarse de sus compañeros de Selección.

Si acabas de salir de una cueva y no has visto, ni sabido, de fútbol en los últimos años, déjame contarte que Gerard Piqué y los españoles del Real Madrid, en especial Sergio Ramos, no se llevan para nada bien. Los vibrantes encuentros entre ambos elencos, y las declaraciones cruzadas de los centrales, han mermado dicha relación.

Pero siempre hay otra oportunidad para estrechar lazos, en especial si es con humor de por medio. Y así lo pensó el catalán, que admitió que su grupo favorito de Whatsapp es el que comparte con seleccionados españoles que juegan en Madrid y Barcelona, y que él creó.

Mundo Deportivo

Allí, y a diferencia de lo que los medios suelen afirmar, culés y merengues llevan una muy buena relación, y comparten tácticas, filosofía y hasta comentan los libros que están leyendo. Piqué se confesó con “The Players Tribune” y contó más detalles sobre esta inesperada amistad.

“Es lo mejor, somos como niños. Y la verdad, es especialmente gracioso para mí ahora, que le llevamos 15 puntos al Madrid en Liga. Así que mando respuestas muy creativas. La temporada pasada, cuando el Madrid lo ganaba todo, ellos se sentían muy bien y no dejaban de decir ‘mierdas’ cuando nos veíamos en los entrenamientos de la selección”, reveló el central blaugrana.

Reuters

Piqué bautizó el grupo como “ENHORABUENA”, con el fin de mofarse un poco de sus compañeros en la Roja, que actualmente deben luchar por acortar la vasta diferencia que les lleva su clásico rival. Algo que el año pasado era completamente distinto. “Cada vez que ganaban un partido la temporada pasada, subían fotos en Instagram sin camiseta en el vestuario, ¿os acordáis de eso? No paraban de sonreír y flexionar sus musculitos como “La Roca” y diciendo #HalaMadrid con un montón de emojis de trofeos”, relató el central.

Pero esta temporada es distinta, y así lo han sentido también en redes sociales los madridistas. “Todas sus fotos de Instagram son como muy sombrías. “3 puntos hoy. ¡Debemos seguir trabajando duro!”, dicen” explica Gerard, quien obviamente aprovecha la oportunidad: “Vamos chicos, ¿por qué estáis tan serios?”. Y les pongo un pequeño emoji llorando y otro risueño”. Uhhh, eso debió doler.

Sin embargo, a pesar de sus diferencias, hay algo que une a todos los miembros del grupo: defender a la Selección Española.

AFP

“Puedo bromear con mis compañeros, porque son mis hermanos en la Selección. Podemos odiarnos en nuestros clubs, pero jugamos para un mismo país, con un mismo sueño y eso me hace sentir muy muy orgulloso. Desde que era un niño pequeño y vi a Luis Enrique sangrar y manchar su camiseta en la Copa del Mundo de 1994, mi sueño era jugar con el equipo nacional”, manifestó el defensa catalán.

Y lo hará nuevamente, cuando España se encamine en otra aventura mundialista, esta vez en Rusia.

Puede interesarte