Por Teresa Donoso
14 julio, 2020

Desde el hermano adorado hasta tu consejero privado e incluso tu papá/mamá postizo.

Nuestros hermanos son definitivamente parte importante de nuestra vida, especialmente cuando somos más pequeños. Junto a ellos nos formamos, aprendemos y comenzamos a mirar el mundo bajo un punto de vista particular que probablemente determinará el resto de nuestra vida. Pero si hay una persona en el mundo que nos marca aún más es nuestro hermano o hermana mayor y no sólo porque nos pasemos años de nuestra niñez tratando de imitarlos y ser iguales a ellos, sino porque al final son nuestros mejores amigos y, en ocasiones, nuestr@ segund@ papá o mamá.

1. El formador

En la primera infancia tu hermano mayor es la persona que te forma. Es tu ejemplo a seguir y te enseña todo lo que tienes que saber sobre el mundo: como que comer tierra es malo, esconder comida bajo tu ropa sólo cuenta si le vas a dar un pedazo y pasarse el fin de semana viendo películas y comiendo pizza no es tan malo. Para cuando llegas a los 5 o 6 años y vas al colegio por primera vez no puedes dejar de asombrarte con todas las cosas que te enseñó y que los demás niños de tu edad no saben. ¿Cómo sobreviven sin tener un hermano como el tuyo?


2. El rey de la casa

Cuando creces un poco más te das cuenta de que hay una jerarquía innegable en casa y que si bien es obvio que papá y mamá están muy arriba, nunca te habías dado cuenta de que tu hermano también es el amo y señor de todo. Lo más probable es que te pases de los 6 a los 10 años preparándole sandwiches o cualquier cosa de ese estilo con tal de que te compre ese juguete que tanto quieres o que te lleve a pasear con sus amigos.


3. El consejero privado

Cuando pasas de los 10 años y entras en esa misteriosa edad en la que aún no eres adolescente pero tampoco eres niño tu hermano o hermana comenzará a cambiar su rol en tu vida y se convertirá en tu consejero privado. Le contarás cosas que jamás le contarías a tu madre y te darás cuenta de que él/ella puede ser el mejor amigo que podrías haber tenido en toda tu vida.


4. El celoso

Inevitablemente llegará un punto en el que tu hermana o hermano se pondrá un poco celoso, especialmente cuando llegue a loas 15-17 años y tengas tu grupo innegable de mejores amigos y también tu primer novio o novia. En el fondo, no es que le moleste que estés con estas personas, es simplemente que se ha dado cuenta que el tiempo ha comenzado pasar y que ya no puede hacer nada para volver atrás, cuando tenías cinco años y eras un amor.


5. El cariñoso

Tu hermano siempre ha sido cariñoso pero cuando llegas a la mayoría de edad te empezará a ver con ojos de nostalgia y orgullo. Después de todo, ahora eres toda una adulta y muchas de las cosas que sabes las aprendiste gracias a él/ella. Aquí ya no hay peleas ni discusiones como las que habían cuando eras más pequeñas y su relación finalmente alcanza la madurez.


6. El padre postizo

Te vas la universidad y tu hermano/hermana se pone protector, peor que tus papás. Quiere asegurarse de que no vas a hacer ninguna locura y que nada malo te pasará. Te llama con frecuencia y a menudo te compra regalos prácticos. Quiere que tu vida sea feliz y plena porque se le rompería el corazón si no fuese así.


7. El hermano adorado

Al final, tu hermano siempre ha sido tu hermano adorado, independiente de la etapa que hayan estado viviendo. Sin embargo, cuando te conviertes en adulto es cuando lo puedes ver con mayor claridad y no puedes evitar sentir que lo/la amas con todo tu corazón por todo lo que hizo por ti durante todos estos años. ¿Qué hubieras hecho sin él/ella? No tienes idea, pero estás feliz de haber tenido la oportunidad de tenerlo en tu vida.

¿Y tú? ¿Cómo son tus hermanos? ¡Cuéntanos!

Puede interesarte