Por Leonardo Granadillo
25 noviembre, 2019

Son esas personas incondicionales a nuestro lado en momentos de apremio. Gracias prima ❤

La familia es lo primero, y eso no se refiere necesariamente a nuestro núcleo básico papá, mamá y hermanos. Siempre hay algún pariente que nos cae mejor que otro. Cuando hay una gran diferencia de edad con nuestros hermanos la situación suele ser molesta, no hay el entendimiento que desearíamos; sin embargo, los tíos en ocasiones nos traen a personas que pueden volverse claves en nuestras vidas: nuestras primas.

Es más, cuando no te dieron la oportunidad de tener una hermana, ellas son esa persona más cercana. También hay tías o tíos que hacen esto posible, siempre te incluyen en los planes y juegas junto a tu prima a ser las mejores hermanas. Por otra parte, suelen ser nuestras primeras confidentes, esos secretos que en ocasiones todavía no te atreves a decirle a tus padres o hermanos, ellas (la mayoría de las veces) suelen guardarlos.

Pixabay

En nuestra adolescencia, también son las que nos ayudan a que nos concedan esos preciados permisos para ir a una fiesta. Con el paso de los años obviamente cada quién toma su rumbo, hace su familia, pero una reunión de vez en cuando con esa prima para recordarse de aventuras o travesuras, nunca estará de más.

Tener una prima es contar con un aliado familiar para toda la vida, ciertamente hay algunas mejores que otras, existen hasta aquellas que no van a aportar algo bueno en tu vida. Pero si tienes varias y se te abre la posibilidad ojalá de escoger, podrás compartir con la que más te identifiques.

Pixabay

Por todas esas primas del mundo, que fácilmente podemos llamarlas hermanas. Porque es más hermana una prima que estuvo presente cuando la necesitaste, que ese hijo de tus padres que te excluyó en un momento de apremio. Gracias primas. 

Puede interesarte