Por Javiera González Ruiz
22 septiembre, 2022

“Tengo derecho a opinar sobre lo que visten mis hijos, lo que ven, lo que comen”, dijo el rapero sobre la crianza que Kim les está dando a sus 4 pequeños.

Desde que Kanye West y Kim Kardashian se divorciaron y trataron de hacer parecer su ruptura como amistosa, quedaron al descubierto una serie de problemas de comunicación entre ellos luego de que el rapero usara sus redes sociales para enviarle mensajes a Kim y criticarla públicamente.

Si bien la fundadora de Skims se mantuvo hermética al respecto y omitió dar declaraciones, ahora Kanye parece algo “arrepentido” de haberla “atacado” de esa manera.

ABC News

Es la madre de mis hijos, y pido disculpas por cualquier estrés que haya causado, incluso en mi frustración, porque Dios me llama a ser más fuerte. Necesito que esta persona esté menos estresada y de lo mejor, con la mente sana y lo más tranquila posible para poder criar a esos niños al final del día”, dijo Kanye en una reciente entrevista en Good Morning America.

Sin embargo, el rapero de 45 años admitió que tenía que “luchar por su voz” en la vida de sus cuatro hijos y que otros hombres no deberían tener que hacerlo.

Instagram @kimkardashian

“Tengo una voz, pero tuve que luchar por ella. Te duele cuando tienes que gritar sobre lo que tus hijos están usando como papá y como cristiano. Y tengo derecho a opinar sobre lo que visten mis hijos, lo que ven, lo que comen. Tengo una plataforma donde puedo decir lo que muchos padres no pueden decir en voz alta”.

“Soy su padre. Tiene que ser la paternidad compartida. No depende sólo de la mujer. Los hombres también tienen una opción. Las voces de los hombres importan”, aseguró.

Instagram @kimkardashian

Sus comentarios aparecen semanas después de haber criticado a Kim por elegir una escuela privada y de lujo para que sus hijos estudien y no su propia escuela, la Academia Donda, que el rapero creó en honor a su difunta madre.

TikTok @ye

Pero al parecer la disputa ya quedó atrás, pues Kanye compartió algunos videos con sus dos hijos mayores pasando un día en la Academia Donda, donde bailaron, cantaron y parecían pasar un buen momento junto a otros niños y maestros.

Puede interesarte