Por Andrea Araya Moya
16 March, 2023

“Prefiero mostrar mis pecas, es divertido envejecer, es un alivio. A esta edad nos vemos hasta más jóvenes y frescas cuando no usamos maquillaje”, dijo Pamela.

Aunque en los 90 fue una “sex symbol” debido a su sensual apariencia, atrevidos looks y maquillaje icónico, lo cierto es que Pamela Anderson, a sus 55 años, está en una nueva etapa. Y no porque ya pasó la barrera de los 50, o porque han pasado años desde “Baywatch”, sino porque su mentalidad es otra.

Ahora irradia autoconfianza, seguridad, y sabe lo hermosa que luce sin maquillaje ni todas esas cosas que la sociedad adicta a los estándares de belleza adora.

AP

Ahora Pamela Anderson rechaza el bótox y le encanta presumir su apariencia a sus 56 años, mostrando su rostro sin maquillaje y sin temor al qué dirán por sus arrugas, o pecas. Le encanta “envejecer”.

De hecho, en una pasada entrevista dijo que le encantaba la idea de “verse anciana” en el futuro, pero de manera natural.

Y ahora, recientemente, la actriz decidió compartir una serie de fotos en las que se luce con ropa cómoda, cabello suelto y su rostro libre de maquillaje. Una Pamela más que real y natural.

WWD

En una publicación de Instagram, que superó el millón de “me gusta”, Pamela escribió un emotivo mensaje en el que da cuenta del amor propio que siente por sí misma. Y que está cómoda con su propia apariencia.

“Prefiero mostrar mis pecas. Es divertido envejecer, es un alivio. A esta edad nos vemos hasta más jóvenes y frescas cuando no usamos maquillaje. Esta soy yo, soy feliz con quien soy en este momento. Es un nuevo mundo, y estoy muy agradecida por todo el amor”.

-Pamela Anderson en Instagram.

WWD

Así mismo, la ex “Baywatch” explicó que prefiere preocuparse de su auto cuidado que de pensar en los tratamientos de belleza.

“Mientras superamos nuestros límites de la zona de confort, el auto cuidado es importante. La felicidad es el mejor truco de belleza. Ser valiente es sexy, sentir el miedo y seguir adelante”.

-Pamela Anderson en Instagram.

WWD

Y es que, aunque tiene 56 años, Pamela dice que se siente cómoda con su “envejecimiento” y no está preocupada por cómo lucirá en el futuro.

Se siente feliz consigo misma.

Sabe que su belleza viene, sobre todo, desde adentro.

Puede interesarte