Aunque a la Reina Isabel le molestase mucho, él sabe que un abrazo no se le puede negar a alguien en tanta necesidad…

La semana pasada fue muy dura en Londres. El brutal incendio en la torre Grenfell se llevó la vida de cerca de 80 personas, y dejó a centenares más completamente devastadas. Los días pasan, pero el dolor no disminuye para las familias que perdieron a sus queridos y también el lugar donde vivían y todo lo que había en él.

AP

Conscientes del difícil momento para ellos, el Príncipe William y la Reina Isabel visitaron un centro que alberga a muchos de los afectados: sobrevivientes y rescatistas que también fueron afectados.

AP

Conversaron con ellos, dándoles reconfortantes palabras… pero nada más. Hay una estricta regla para la familia real y para todos quienes los conozcan, y es que cuando así sea, sólo pueden darles la mano y absolutamente NADA más.

Pero cuando William vio que una anciana contaba desesperada que necesitaba encontrar a su marido, poco le importó. El hombre estaba desaparecido y ella sabía que había estado atrapado en un ascensor durante el incendio… y nunca más lo vio.

Entonces William sólo pudo hacer una cosa: abrazarla… muy fuerte.

Popsugar

La contuvo mientras lloraba y ese apoyo fue sumamente importante para la mujer.

Hay reglas que vale la pena romper de vez en cuando… y creo que William no pudo haber hecho un mejor trabajo con eso.

¿No piensas lo mismo?

Puede interesarte