Por Lucas Rodríguez
7 marzo, 2022

De acuerdo a un autor especializado en la familia real, la monarca de 95 años desea más que nada pasar tiempo junto a su descendiente más joven. Problemas legales han demorado el viaje de los Duques de Sussex a Inglaterra.

Para la mayoría de las personas, la unión y buenas relaciones dentro de su familia tienden a estar entre las primeras prioridades de sus vidas. Pero esto es debido a que la mayoría de nosotros no tiene que contar entre sus parientes directos a la casa real de una próspera nación del primer mundo. Esa es la vida que llevan Harry y Meghan, los Duques de Sussex que hoy mantienen una tensa y difícil relación con sus parientes ingleses. 

Las distancias y diferencias entre la reina Isabel y los miembros de su familia que aún conviven con ella en Buckingham, y el nieto que decidió alejarse de la vida real, llevan varios años siendo difíciles.

@meghanmarkle_official

Poco tiempo después de que Harry y Meghan se comprometieran, comenzaron una ola de problemas que culminaron con los duques dejando Inglaterra y abandonando sus responsabilidades oficiales. La polémica entrevista en televisión de Meghan con Oprah Winfrey, así como otras declaraciones de ambos lados no han hecho más que agrandar la diferencia entre los dos campos. 

@meghanmarkle_official

Ni siquiera el fallecimiento del cabecilla de la familia, el Príncipe Felipe de Edimburgo, fue capaz de sanar las heridas que habían sido abiertas.

@meghanmarkle_official

De acuerdo a lo que dijo el autor especializado en la monarquía inglesa, Brian Hoey, a The Express, esto habría creado una complicación más bien emocional: la reina Isabel, hoy de 95 años, estaría “desesperada” por conocer a su bisnieta. Se trata de Lilibet, la hija más joven de Harry y Meghan, una niña de solo 11 meses a la que la reina solo ha visto por videollamadas. 

@meghanmarkle_official

De acuerdo al especialista, tanto debido a las restricciones sanitarias de la pandemia de coronavirus, así como a la corta edad del bebé, Harry y Meghan no han querido viajar aún con ella.

@meghanmarkle_official

Una visita a la familia de Harry en Windsor estaría en las cartas hace meses, pero ciertos problemas legales lo demoran. La posición extraña en la que quedaron Harry y Meghan luego de renunciar a sus deberes oficiales, ha hecho que ciertos aspectos de su viaje se tornen en un problema. Uno de ellos es la seguridad que Harry recibiría de parte de la policía inglesa, quienes se niegan a darle la escolta que recibía cuando era un príncipe, a pesar de que Harry a ofrecido pagar por ella de su bolsillo. 

@meghanmarkle_official

Esperemos todo se resuelva de buena manera. Si dejamos de lado la familia de la que se trata, a fin de cuentas estamos hablando de una anciana que quiere conocer a un miembro de su familia. 

 

Puede interesarte