¡Pues claro que estaba furiosa por la noche loca de su nieto junto a una chica en Las Vegas! ¡Pobre de él!

En muchas familias suele pasar que el hermano mayor es el más tranquilo, y el más pequeño, el más desordenado. Ese es justamente el caso de la familia Real. El Príncipe William siempre se ha mostrado como alguien discreto, incluso cuando se trata de besar a su esposa Kate. Mientras que William, si bien en los últimos años ha demostrado cómo ha ido creciendo y hoy está en una seria y serena relación, daba una idea muy distinta hace un par de años.

AP

El Príncipe William era considerado incluso como alguien totalmente descontrolado. Nosotros no lo juzgamos. Él mismo hizo declaraciones al respecto confesando que tras la muerte de su madre, cuando tenía sólo 12 años, sufrió una crisis que lo hizo beber y fumar en exceso.

Pero hubo un escándalo que fue el mayor de todos. En el año 2012, Harry viajó a Las Vegas con un grupo de amigos y horas después internet se sorprendía con fotografías del Príncipe… completamente desnudo.

TMZ

Esa es noticia conocida… pero nadie supo que pasó dentro de esta importante familia al enterarse ya que, por obvias razones, deben seguir exigentes protocolos. ¡Y si alguien debe haber estado decepcionada, es la Reina Isabel!

AP

Pues ahora se revelaron importantes detalles de aquella situación. Al filtrarse las imágenes, Harry tuvo que volar inmediatamente a Inglaterra. Tuvo que prepararse -muy asustado, me imagino- para reunirse con la Reina y con su padre, el Príncipe Carlos. A cualquier adolescente eso ya le aterraría… imagínense lo que debe ser teniendo ya 27 años ¡y siendo un Príncipe!

En la reunión Harry tuvo que enfrentarse a su familia… y explicar todo. Y si bien no se supo qué le respondieron exactamente, si se supo que las autoridades hicieron un par de llamados, obligando a todos los medios a no publicar las fotos, y eliminarlas cuando fuera necesario.

AP

Sin embargo internet es poderoso, y casi todo el mundo alcanzó a verlas. Isabel debe haber estado furiosa.

Pero todos tenemos noches locas y todos nos equivocamos… insistimos, ¡no te juzgamos, Harry!

Puede interesarte