Por Lucas Rodríguez
14 April, 2021

Uno podría creer que el consorte de la monarca más famosa y adorada del mundo tendría deseos más estrambóticos. Pero Philip era un hombre de otra época: a él le bastó con despedirse de sus seres queridos y tener un último viaje en su querido Land Rover.

Cuando nos levantamos el pasado viernes 9 de abril para ver la noticia de que el muy querido Príncipe consorte de la Reina Isabel y Duque de Edimburgo, Felipe de Grecia y Dinamarca (ese fue su nombre de nacimiento) había fallecido a sus 99 años, tuvimos que ajustar nuestras agendas a ello. Pero si creemos que a nosotros nos cambió el ritmo de la vida, eso es porque no estamos teniendo en cuenta todo lo que tuvo y tendrá que hacer la misma familia real inglesa. 

Shutterstock

Eso sin tener en cuenta todo el dolor con el que tienen que lidiar por haber perdido a su marido, padre o abuelo.

Shutterstock

Philip era famoso en todo el mundo por tener un carácter y personalidad de lo más especiales. Era tanto una persona seria, dedicada a la marina británica, como alguien muy carismático y fanático de los chistes, que a veces incluso lo metían en uno que otro problema. Pero detrás de estas dos identidades eminentemente públicas, había otra persona: un Philip humilde, que a pesar de vivir toda su vida en un palacio y ser adorado por millones, no era alguien que se definiera en torno a sus lujos y regalías. 

Shutterstock

Esto lo prueban los dos deseos finales que dejó encargados a su esposa, la mismísima Reina Isabel.

Shutterstock

Fuentes cercanas a la Corona le dijeron al Daily Mail, que cuando el Duque de Edimburgo se acercaba a su final, confió en La Reina (quien además fue su mujer por 70 años) para asegurarse de tener el final que se merecía. Lo que le pidió resulta realmente sorprendente, viniendo de quién vino. 

Shutterstock

Philip solo pidió pasar sus últimas horas en casa, rodeado de su familia. Su otro deseo fue ser velado en el coche Range Rover especial, en cuyo diseño él mismo participo.

Shutterstock

El funeral en el que se pondrá en efecto el segundo de estos deseos, apunta a ser una ceremonia muchísimo más modesta de lo que se tenía planeado. Solo 30 personas podrán asistir al evento, siendo todas del círculo más cercano de Philip. 

Shutterstock

Entre las más destacadas estarán la Reina, Carlos, William y Kate, e incluso Harry. Meghan no asistirá, debido a su avanzado embarazo.

Shutterstock

Todo el pueblo inglés llora a su picaresco príncipe Philip. El que llegara a los 99 años fue todo un logro para el Reino Unido: al lado de la Reina Isabel, Philip fue parte de la monarquía más notable de las últimas décadas. 

 

 

 

Puede interesarte