Por Catalina Yob
30 mayo, 2017

“Esto me hace enojar de sobremanera. Si tú trabajas en un cine y actúas de esta forma no puedo respetarte”.

Cientos de programas de denuncia han revelado algunas de los desagradables comportamientos que han podido ser avistadas en locales de comida rápida en su mayoría. Pobres estándares de higiene, ingredientes en mal estado, saliva, polvo e incluso ratones han sido algunos de los elementos que han causado pavor entre los usuarios y a raíz de los cuales muchas personas han decidido dejar de consumir aquellos productos. 

Lo cierto es que nunca estaremos completamente al tanto del proceso anterior a que la comida llegue a nuestras manos. Probablemente hemos sido engañados en más de una ocasión por un trabajador descontento que arremetió contra nuestros alimentos o bebidas. Hoy, una chica de identidad desconocida ha divulgado lo que hace un empleado con las peticiones que le hacen las chicas delgadas en la tienda de víveres. 

Cada vez que alguien pedía una bebida sin azúcar, él la cambiaba sin que nadie lo advirtiera y daba en su lugar una con azúcar. Bajo el presunto propósito de burlarse de que la mayoría de ellas vivían a dieta, él les entregaba una bebida normal, la cual tiene alrededor de 200 calorías y abarca gran porcentaje de los gramos de azúcar que deben ser consumidos diariamente.

Ante esto, cientos de usuarios manifestaron que muchos de los que piden bebidas sin azúcar se debe a que padecen de enfermedades, como la diabetes la cual se caracteriza por tener un exceso de azúcar en la sangre, lo cual puede llegar a ser mortal. 

Fue justamente esta una de las razones que enfureció a la usuaria. En la publicación que generó la aprobación de la mayoría, explicaba que su hermana padece de diabetes, por lo que una bebida con azúcar podría representarle una severa descompensación en su organismo.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

“Esto me hace enojar de sobremanera. Si tú trabajas en un cine y actúas de esta forma no puedo respetarte. Mi hermano menor tiene diabetes tipo 1 y cuando vamos a un cine nos volvemos intolerantes frente a estas situaciones. Una vez pedí un café en Starbucks con leche de soya y la bartender, por alguna u otra razón, me dio leche entera. Minutos después sentí un fuerte retorcijón en mi estómago como si alguien me hubiese enterrado un cuchillo”.

¿Qué te parece el actuar de este empleado?

Puede interesarte