Por Javiera González Ruiz
15 June, 2018

Si no lo crees, sólo mira el video.

¿Te imaginas convivir con más de 400 personalidades en tu cabeza? ¡Debe ser terrible! Pero sucede, y es a causa del Desorden de Identidad Disociativo, que antes era conocido como Trastorno de Personalidad Múltiple, y se caracteriza por tener un montón de identidades en una misma persona.

Así como la conocida película Split, protagonizada por James McAvoy, donde un hombre secuestra a tres chicas y luego otra de sus múltiples personalidades pretende liberarlas, el trastorno existe en la vida real, y de seguro debe ser muy difícil lidiar con él.

Al menos así lo aseguran Kai, de 27 años y Franz, de 26, una pareja que vive en Cardiff y ambos padecen Desorden de Identidad Disociativo, condición que los unió en 2011 a través de un foro en internet dedicado exclusivamente a personas con ese trastorno.

Channel 5

Según el documental “Mis múltiples personalidades y yo”, las personalidades de la pareja, que son llamados “alternos” pueden ir desde niños bulliciosos hasta adultos competentes, y cada uno tiene un nombre, edad, recuerdos, comportamientos e incluso actitudes propias.

Debido al trastorno, hacer algo tan rutinario como ir al supermercado puede convertirse en un tremendo desafío e incluso caos, pues Kai y Franz pueden cambiar varias veces de personalidad -sin previo aviso- mientras hacen las compras, así que deben soportar a alguien que quiere llevar un producto y luego dice que no, y tiempo después vuelve a querer comprarlo.

Channel 5

“Parece que estuviéramos comprando con mil personas” contó Gray, una de las personalidades de Franz. Y además aseguró que cuando aparecen las personalidades de niños pequeños, pueden pasar un día sin comer, porque no saben cocinar.

Según la pareja, sus alternos tienen desde 4 años hasta adultos de 30, y cada identidad tiene su propia voz, género, gestos e incluso cualidades físicas, como necesitar anteojos.

Channel 5

Y aunque es extraño y casi imposible de imaginar, existe. Sin embargo, hay quienes no lo entienden y lo consideran falso, pero Kai asegura que de ser una mentira, habría estado fingiendo toda su vida.

“No salgo tan seguido, generalmente son otros alternos los que manejan mi vida y parecen hacer un mejor trabajo que yo la mayor parte del tiempo” comentó.

Por ahora, la pareja está en terapia y sueña con poder trabajar en el futuro, una actividad que por el momento les es imposible hacer debido a su condición.

Si aún no te convences, puedes apreciar parte de su vida aquí: