Por Cristofer García
16 November, 2022

“Las comunidades de todo el mundo, particularmente en el sur global, ya están pagando el precio de lo que está haciendo la industria de los combustibles fósiles. Debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para evitarlo”, dijo Lee, estudiante de 22 años de la Universidad de Aberdeen.

Tal como se ha visto en las últimas semanas, activistas ambientalistas que luchan por generar un cambio en las grandes industrias y así detener el deterioro del medioambiente en la tierra han protagonizado una serie de protestas que se caracterizan por bañar en pintura obras de arte o edificios importantes, con el fin de hacer un llamado de atención.

La primera de estas que atrajo a los medios de comunicación fue cuando dos manifestantes arrojaron sopa de tomate contra el cuadro de Vincent Van Gogh, ubicado en la Galería Nacional de Londres, en Inglaterra, el pasado mes de octubre. Desde entonces se ha replicado esta acción en otros museos u lugares relevantes.

Just Stop Oil

Esta vez ocurrió en el edificio del Banco Barclays en la ciudad de Aberdeen, en Escocia, donde también están ubicadas la oficinas de la petrolera Shell. En este sitio un grupo de ecologistas de la agrupación Just Stop Oil echó pintura sobre la edificación, con el objetivo de protestar contra el funcionamiento de estas compañías relacionadas a la producción petrolera.

Just Stop Oil

“Banco Barclays y Shell HQ rociados en pintura. Partidarios de Just Stop Oil cubrieron las oficinas del edificio Silver Fin de Barclays y Shell en Aberdeen (Escocia) con pintura naranja, en solidaridad con Extinction Rebellion“, escribió el grupo en su cuenta en Twitter.

Una de las chicas que se encargó de arrojar la pintura fue identificada como Lee, una estudiante de la Universidad de Aberdeen, quien el video se puede ver cómo termina bañada ella en pintura cuando falló en gran medida cuando se decidió a lanzar el líquido naranja sobre las paredes. Sin embargo, esto no detuvo la protesta y comentó sus razones para manifestarse.

Just Stop Oil

“Hoy arrojé pintura sobre el edificio Silver Fin que contiene la oficina de Barclays porque si mi generación quiere tener un futuro, debemos usar la acción directa no violenta para detener las actividades destructivas que hemos visto de compañías como Barclays”, comentó.

“Las comunidades de todo el mundo, particularmente en el sur global, ya están pagando el precio de lo que está haciendo la industria de los combustibles fósiles. Continuar invirtiendo en combustibles fósiles es abominable y debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para evitar que lo hagan”, añadió.

A pesar de lo relevante de su testimonio, algunos en redes sociales se rieron con el hecho de que quedó bañada en la pintura naranja.